EL CASO FUE CERRADO POR FALTA DE APOYO DE LOS FAMILIARES

*Una versión confirmada por una fuente que pidió el anonimato sostuvo que el expediente de Víctor Iturbe quedó a media investigación

Redacción | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche | Sol Chiapas | Sol Belice | La Opinión de Puebla

(Segunda de tres partes)

Ciudad de México.- Una versión confirmada por una fuente que pidió el anonimato sostuvo que el expediente (de Víctor Iturbe) fue cerrado porque las autoridades ya no tuvieron el apoyo de los familiares del artista para continuar indagando.

Según otras versiones, provenientes del mundo del espectáculo, la esposa de “El Pirulí” y sus hijos vendieron la propiedad donde vivían y se marcharon de la capital del país.

SUS INICIOS

Antes de dedicarse al canto, Víctor Iturbe, “EL Piruli” –llamado el bolerista de suave voz –se buscaba la vida como payaso acuático. Cuentan que un día, al hacer una pirueta, cayó al agua en Acapulco. No sabía nadar. En medio de aquel espectáculo, el maestro de ceremonias expresó al verlo: “Este joven parece un pirulí”. El animador hacía referencia a un dulce mexicano de colores.

Después, en Puerto Vallarta ingresó a trabajar al hotel Posadas. Un día el dueño lo escuchó cantar y tocar la guitarra, por lo que le ofreció que cantara en el bar del hotel todas las noches. Aquello se volvió un espectáculo, pues se hicieron famosas las noches bohemias en el hotel. Más adelante, Víctor Iturbe grabó un disco –“Noches en el Posada Vallarta” –que se colocó en la lista de popularidad.

Ahí Iturbe interpretaba canciones de Agustín Lara, María Grever, entre otros.

En los años setenta su fama como bolerista se incrementó. Fue entonces cuando compuso e interpretó aquella canción titulada “Verónica”, la cual dedicó a la actriz Verónica Castro, con quien mantuvo un romance.

Deja una respuesta

Botón volver arriba