¡DOBLE MORAL!

*Hugo Alday Nieto, secretario técnico del Ayuntamiento de Benito Juárez es dueño de una empresa antrera, que al igual que en todas, se promueve la prostitución y el consumo desmedido de drogas

*En sus redes sociales esconde su doble moral, pues mientras llama a “no pagar por sexo” para impedir la trata de personas y alejarse del mundo de las drogas, la razón social Consorcio Administrativo de Espectáculos, S.A. de C.V. de la cual es socio está enfocada a la vida nocturna

*Su ambición desmedida le ha hecho tomar atribuciones ajenas a su cargo para intentar lograr sus aspiraciones políticas

Redacción/Sol Quintana Roo

Cancún.- La doble moral con la que se conduce Hugo Alday Nieto, secretario técnico del Ayuntamiento de Benito Juárez, es vergonzosa e indigna para el cargo en el que se desempeña donde se debe conducir con rectitud y decoro.

Sin embargo, como abogado que es, le hace honor a la analogía que se hace con los plátanos: Está chueco por donde quiera que se le vea.

Como en las redes sociales está a la vista de todos, el abogado se promueve y hasta se jacta de promover valores y condena actos delincuenciales, pero en la vida real su proceder es totalmente contraria. Por ejemplo, no respeta ni el cargo que desempeña pues se ha tomado atribuciones que no le corresponden.

Por ejemplo, sus intentos por ponerse a la cabeza del grupo de autoridades encargadas de la regulación de los asentamientos irregulares en el municipio de Benito Juárez, y haciendo a un lado a los directivos que debieran tener participación directa para tomar decisiones.

Incluso, el abogado especialista en derechos de autor, se ha convertido en la burla de los desarrolladores que en su momento construyeron de manera irregular, pues ya se creó otra coordinación en la que participa el octavo regidor, Samuel Mollinedo Portilla, quien es el presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano y Transporte, entre otros funcionarios.

El poder de decisión que tendrá la nueva Comisión aplastará los intentos de corrupción de Alday Nieto, pues han sido los mismos desarrolladores quienes han denunciado los intentos de extorsión.

Sin embargo, en las redes sociales y en entrevistas en el medio de información de su propiedad, la revista Quinto Poder que le ha dedicado varias portadas, se dice ser promotor del combate a la corrupción. ¿Acaso, el asumir una posición que no le corresponde para obtener un beneficio económico y electorero no es un acto de corrupción?, preguntan los empresarios inmobiliarios que denuncian los oscuros manejos de Alday Nieto.

Otra de las acciones que ponen en evidencia la doble moral del secretario técnico que no ha presentado su declaración patrimonial, según se aprecia en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), es que se dice un promotor del combate a la trata de personas y oponerse al consumo de drogas.

Y es que Hugo Alday Nieto junto con Mark Von Reitzenstein Consuegra, son dueños de la empresa Consorcio Administrativo de Espectáculos, S.A. de C.V. dedicada a la vida nocturna, y que fue creada el 28 de febrero de 2005 en Cancún.

La empresa de la cual Alday Nieto es administrador único tiene como objeto social la administración y operación de centros nocturnos, discotecas, bares, piano bar, restaurantes, espectáculos en vivo y conciertos.

Pero en sus antros no puede vender “agüita de limón” pues tiene permitido la venta de licores, cerveza, refrescos, tabaco y cigarrillos, alimentos, importación de licores, bebidas alcohólicas, importación y exportación de licores, de tabaco y cigarrillos.

Este giro hace suponer que cuenta con varias licencias para la venta de alcohol y el apoyo y protección de mafiosos para desarrollar las actividades que tanto en Cancún, como en todo el país se desarrollan en antros. Para nadie es un secreto que en los antros la venta de drogas y la prostitución son el pan de todos los días, pero quizá Hugo Alday Nieto no lo ve porque no le conviene.

No por nada al secretario técnico del Ayuntamiento de Benito Juárez le interesa participar en el ordenamiento de los asentamientos irregulares, no por acabar con este desafío para las autoridades, sino porque ve en ellos un tesoro económico y político. Ya que para sus aspiraciones políticas ve a una masa popular que le puede ayudar a saciar su ambición de poder por medio de la obtención de un cargo de elección popular.

Sin embargo, el pueblo le ha negado esa posibilidad, aunque se ha querido subir al carro del partido Morena, pero también, le han cerrado las puertas. Hasta hace unas semanas quería amagar al partido con la amenaza de su primo carnal, el extitular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que fue obligado a renunciar por traicionar al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Ahora, Alday Nieto se ha convertido en un zombi de la política; todos ven que se mueve, pero nunca volverá a la vida plena en la política.

El segundo de los intereses que despiertan la codicia del exyerno del exgobernador Joaquín Hendricks Díaz, es ofrecer sus servicios para que miles de familias que viven en la irregularidad, puedan garantizar su patrimonio. Este hecho es en sí mismo un conflicto de intereses en el que incurre el abogado al servicio del Ayuntamiento.

La empresa Consorcio Administrativo de Espectáculos, S.A. de C.V. también tiene en su objeto social el comprar, vender, arrendar, ceder, donar, traspasar y recibir en los mismos términos todo tipo de muebles e inmuebles relativos a su objeto, algo que a todas luces no tiene que ver con el entrenamiento, pero si con la corrupción y la ambición de poder.

Además, le permite participar en el arrendamiento, subarrendamiento, compra y venta por cualquier título legal de bienes muebles o inmuebles necesarios o convenientes para el desarrollo de los objetos sociales. Y también puede realizar toda clase de actos de administración o de dominio sobre los bienes muebles o inmuebles que adquiera la sociedad y de cualesquiera derechos derivados de los mismos que sean necesarios para los fines de la sociedad.

En fin, Hugo Alday Nieto tiene una doble cara que oscila entre la moralina y la perversidad, si no juzgue usted.

Deja una respuesta

Botón volver arriba