DETENCIÓN DE “EL MARRO”

*El CJNG domina la ruta de trasiego de drogas y de “huachicol” más amplia de todo el territorio nacional

* Sinaloa, entidad donde no ha podido penetrar el cártel de “El Mencho”, por la guerra que enfrentan con Iván Archivaldo, José Alfredo, Ovidio Guzmán y con “El Mayo” Zambada

*Con el arribo de López Obrador al poder, el CJNG se colocó como la segunda organización más poderosa del país y disputa con el Cártel de Sinaloa el control de otros territorios

Ricardo Ravelo | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

(Quinta y última parte)

Ciudad de México.- Luego de la caída de “El Marro” –fue detenido en flagrancia tras el secuestro de una empresaria de Apaseo El Alto, Guanajuato, junto con cinco secuaces– el CJNG se apoderó de esa entidad y, con ello, amplió el boyante corredor que ahora explota.

Y es que ahora el CJNG domina la ruta de trasiego de drogas y de “huachicol” más amplia de todo el territorio nacional. El grupo criminal que dirige “El Mencho” controla el estado de Tabasco y Campeche; de aquí se conecta con Quintana Roo, otro de sus feudos claves. También está posicionado en Veracruz y Puebla –zona huachicolera– y sus tentáculos alcanzan a Hidalgo –otro Estado estratégico para el robo de combustibles– y enseguida salta a Querétaro y Guanajuato. Esta segunda entidad les interesaba porque pueden operar con todas sus actividades criminales. Sigue Jalisco, su territorio base, y continúa su red hasta los límites con Sinaloa, entidad donde no han podido penetrar por la guerra que enfrentan con Iván Archivaldo, José Alfredo y Ovidio Guzmán, hijos de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, y con “El Mayo” Zambada, quien, según la DEA, es el verdadero líder de ese Cártel. El control territorial del CJNG sigue avanzando por todo el norte de la República y llega a Sonora y Baja California. En este segundo Estado selló una alianza con el Cártel de Tijuana Nueva Generación, renovado con sangre joven, aunque sigue manteniendo ligas con la familia Arellano Félix, fundadores en la década de los ochenta de esa organización criminal.

De acuerdo con informes oficiales –incluso el presidente Andrés Manuel López Obrador pregonó en su conferencia mañanera del viernes 14 de agosto que con la captura de “El Marro” Guanajuato ya no ocupa el primer lugar en violencia– la estructura criminal de José Antonio Yépez Ortiz está intocada, lo mismo que su base financiera y la amplia red de clientes, principalmente gasolineros que compran combustible robado.

No es todo: También está intacta la base de protección política y policíaca de la que disponía “El Marro” para mantenerse impune en sus actividades criminales. Y, hasta donde se sabe, no existen investigaciones que apunten al desmantelamiento de este andamiaje de protección.

Con este crecimiento exponencial, el CJNG se colocó como la segunda organización más poderosa del país y disputa con el Cártel de Sinaloa el control de otros territorios, entre otros, el estado de Yucatán y Quintana Roo, en la ruta del Caribe.

Entre ambos cárteles hay marcadas diferencias. No se compara el Cártel de Jalisco con el de Sinaloa. Éste último está considerado que tiene controles en América Latina solamente, pero continúa en ascenso. Sin embargo, ambos cárteles coinciden en algo: Cuentan con la venia del Presidente de la República, por eso son intocables.          

Deja una respuesta

Botón volver arriba