DESPOJO Y CORRUPCIÓN

*Hurgar en el pasado y presente político del exdiputado y expresidente municipal de Solidaridad, Filiberto Martínez Méndez, es encontrar un historial de traiciones, corrupción, venganzas, servilismo a los más poderosos y tirano contra los más vulnerables, engaño y robo, etcétera, solo superado por Laura Beristain

*Acostumbrado a venderse al mejor postor, milita en el PRI, vive del PAN y aspira a incrustarse en la alianza Morena-PVEM para el proceso electoral 2024 en Solidaridad

Redacción/Sol Quintana Roo

Playa del Carmen.- “Quien respira suspira pues aspira”, es una de las principales frases de Filiberto Martínez Méndez, uno de los personajes más siniestros de la política quintanarroense y quien más daño han provocado al municipio de Solidaridad, a la hora de operar para intervenir en la disputa por los espacios de poder.

Aunque siempre ha militado en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Solidaridad, Filiberto Martínez Méndez vende al mejor postor una pequeña estructura que ha mantenido desde que fue presidente municipal de Solidaridad. Siempre ha estado incrustado en las altas esferas del poder estatal y municipal, ya sea como funcionario, como asesor o como operador de estructuras partidistas.

Sus “supuestas” estructuras, las cuales vende caro a sus clientes, le han permitido también incrustar en puestos claves del gobierno municipal de Solidaridad y Tulum a personajes de escasa preparación en la función pública y nulo liderazgo, pero que operan para un solo fin. Allegarse el presupuesto destinado a la obra pública para beneficiar a sus socios y empresarios cómplices y presionar para intervenir en la toma de decisiones.

Durante el gobierno de la indiciada expresidenta municipal de Solidaridad, Laura Beristain Navarrete, nunca fue oposición, aunque todos los solidarenses veían como se iba derrumbando lo poco o mucho que se realizó en la demarcación y el crimen organizado se iba permeando a todos los rincones del municipio.

Siempre guardo un silencio cómplice, pues apenas superado por la exalcaldesa Laura Beristaín Navarrete, Martínez Méndez operaba para el gobierno estatal panista. Como político que se dice ser, nunca lanzó críticas al evidente saqueo de los recursos públicos por parte de la morenista Beristain Navarrete.

Y es que no se atreve a abrir la boca en contra de los malos funcionarios porque su pasado le persigue, su lengua terminaría muy mordisqueada. Es por ello que su negocio es la venta de su estructura fantasma, la misma que vende al PAN, al PRI, Morena o al PVEM.

En el proceso electoral pasado de 2021, se la vendió al PAN en Solidaridad, pero en Tulum trabajo para Morena al servicio del fallecido Marciano Dzul Caamal, lo mismo en Carillo Puerto operó para Maricarmen Candelaria Hernández Solís, también morenista. No es de dudarse que en el proceso electoral venidero opere en favor de Morena, pues él necesita de la protección y vender caro su simulada estructura espanta bobos.

Sin embargo, en el proceso de 2022 rumbo a la elección de diputados locales, operó a favor de integrantes de la XVII Legislatura, traicionando a su discípula, hoy tesorera de Solidaridad.

Hurgar en el pasado político, es encontrar un historial de traiciones, corrupción, venganzas, servilismo a los más poderosos y tirano contra los más vulnerables, engaño y robo, etcétera.

Kiara Iris Sam

Durante su gobierno como presidente municipal despojó a cientos de familias de sus propiedades y se adueñó de predios abandonados o algunos que se encontraban en situación de embargo municipal por falta de pagos prediales y otros compromisos fiscales, así como de espacios de donación que tuvieron que ser destinados al esparcimiento de los solidarenses, para convertirlos en lavaderos de autos de manera temporal para tomar posesión de ellos y más tarde para venderlos o construir condo-hoteles ubicados en las colonias Centro, Gonzalo Guerrero, Zazil  Ha, Nicté ha, Ejido, Misión del Carmen, y muchas otras más.

De hecho, para detectarlos puso en marcha el programa de barrer las calles. Esta perversa acción servía para que un grupo de sus allegados marcaran los predios disponibles, es decir abandonados por sus dueños, para meter mano a catastro municipal y a partir de allí comenzar el despojo.

Muchos de los propietarios habían caído en desgracia, enfermedad, o simple y sencillamente no vivían en Playa del Carmen y no tenía como recuperar sus bienes, o eran personas muy vulnerables a las cuales no se les tuvo compasión y les arrebato sus propiedades.

Otras de las patrañas cometidas por el ex presidente municipal durante su gobierno fue la venta cínica y descarada de vehículos propiedad del Ayuntamiento. Investigaciones revelan que de manera silenciosa y oscura vendió una avioneta Cessna (la cual fue obligado a devolver más tarde) y 363 vehículos, propiedad del Ayuntamiento, en alrededor de 40 millones de pesos, pero sólo entregó a las arcas de la comuna 7 millones de pesos.

Sin importar las urgencias de servicios de los solidarenses de aquel entonces, y sobre todo la seguridad de turistas y vecinos, Filiberto Martínez Méndez, entregó al empresario mexiquense Julián Medina, el lote de vehículos que prácticamente arrebato a los trabajadores del Ayuntamiento, la mayoría de ellos modelos recientes y en buenas condiciones.

Documentos, revelan que el alcalde Filiberto Martínez Méndez, reportó sólo 7 millones pesos por la venta del lote conocido como “vehículos para venta-baja”, mismos que formaban parte del patio vehicular del Ayuntamiento de Solidaridad, al empresario mexiquense Julián Medina.

Sin embargo, la operación real fue superior a los 40 millones de pesos, es decir, que al menos 33 millones de pesos quedaron en manos de Filiberto Martínez Méndez, y su séquito de fieles funcionarios que lejos de servir se beneficiaron a manos llenas.

Laura Esther Beristain Navarrete

Demuestra que durante la puja que inició en febrero de 2013, y en la que participaron por lo menos una decena de empresarios de diversas partes del país, Filiberto Martínez Méndez, les solicitó por adelantado un millón de pesos, dinero que jineteó para trasladarlo fuera de Playa del Carmen y fuera de Quintana Roo.

Entre los vehículos que vendió el presidente municipal Filiberto Martínez Méndez, destacan una avioneta Cessna, modelo 206, color blanco y azul, número de serie U2063875; 128 patrullas, muchas de ellas en buenas condiciones, fueron rematadas; camiones de volteo; vehículos pipa, de transporte de pasajeros; tractores bulldozer; una barredora; cientos de camionetas, la mayoría de ellos modelos 2007 y 2011 propiedad del ayuntamiento Solidaridad.

La dirección más afectada fue sin duda la de Seguridad Pública Municipal y Tránsito, ya que les arrebató el presidente municipal 128 patrullas, la “mayoría de ellas en buenas condiciones”, revelaron los mismos elementos policíacos que durante meses se quedaron sin vehículos, a merced de la delincuencia.

La segunda Dirección más afectada fue la de Servicios Públicos Municipales de Solidaridad, con 55 vehículos; le sigue la Dirección de Obras Públicas con 21 vehículos, muchos de ellos seminuevos, con apenas 50 mil kilómetros.

Otra de las áreas más afectadas con la rapiña del expresidente municipal y su séquito de funcionarios fue Bomberos, a los que les arrebató 15 unidades, aunque a decir de los mismos tragahumos, “aunque estaban usaditas, servían para ayudar a la sociedad que requiere se nuestra ayuda”.

Hurgar en el pasado y presente político de Filiberto Martínez Méndez, es encontrar un historial de traiciones, corrupción, venganzas, servilismo a los más poderosos y tirano contra los más vulnerables, engaño y robo, etcétera.

Deja un comentario