Desafíos: Riesgo de Quiebra / Despilfarro Total

*Riesgo de Quiebra

*Despilfarro Total

Por Rafael Loret de Mola

Andrés Manuel inició el gobierno con tremendas herencias negativas, pero, al contrario de sus predecesores -ninguno de ellos se salva-, encontró recursos suficientes para hacer frente a los desafíos por venir, por ejemplo, un fondo para contingencias con 300 mil millones de pesos en caja, y un Palacio Nacional, de la era virreinal, a su entera disposición. Por ello, alegando austeridad, integró ahora la casona de Los Pinos, residencia oficial desde el sexenio del general Lázaro Cárdenas -1934-1940-, a los atractivos del “nuevo” Bosque de Chapultepec que pronto estrenará un parque temático con la Sheinbaum subida a la montaña rusa para que sienta en la piel los declives y relampagueantes saltos de la demagogia.

Ahora viene lo peor. Los analistas del exterior, tanto de Europa como de EE. UU., no tienen buenos augurios para nuestra economía en el transcurso de este y el próximo año, el de las elecciones presidenciales para cuya realización se invertirán millones para sustituir las funciones del INE si camina el ya célebre plan “B” que lo acota. Aseguran que volveremos a la línea del crecimiento “cero” o apenas, en el mejor de los horizontes, a un punto. Nada bueno para el cierre del periodo lópezobradrista, en septiembre de 2024, o el inicio del Maximato abominable.

Por lo pronto, de acuerdo a las informaciones de BANXICO, se ha abierto un “boquete” de 65 mil millones de pesos en el presupuesto como efecto del movimiento al alza de las tasas de interés y el consiguiente efecto negativo en el erario público. Una barbaridad de dinero que podría haberse empleado, por ejemplo, en la terminación de las obras inauguradas, pero no terminadas como la refinería Olmeca, los accesos al AIFA y el detenido Tren Maya que tiende a encarecerse al decidir realizar un tramo elevado de 47 kilómetros para sortear la suspensión definitiva que ordenó un juez en el tramo cinco -el de mayores atractivos turísticos- que va desde Cancún y pasa por Playa del Carmen y la Riviera Maya.

Puros “boquetes” al presupuesto sin que jamás se realizaran estudios de mercadotecnia -es decir sobre el número de pasajeros y el costo de los boletos- ni fueran suficientes los análisis ambientales y antropológicos antes de la devastación forestal -con pingües negocios para los

favoritos del régimen- y la destrucción del hábitat para animales en extinción, como los jaguares, y del medio ambiente en general pasando por manglares y cenotes. AMLO como si fuera Atila.

Es lastimoso corroborar la manera como la maquinaria destinada a la construcción del supuesto ferrocarril turístico, que se presenta con vagones de lujo muy alejados de las posibilidades de los pobladores de la zona quienes solo podrán beneficiarse, como hace años con los recordados Pullman de origen estadounidense, vendiendo tlayudas y garnachas, quizá tortas de queso de puerco -me encantan-, al pie de las ventanilla impolutas para los viajeros con mucho dinero en el bolsillo y ávidos de aventuras que para los nativos son simplemente sus formas existenciales.

La crisis se nos viene encima como un alud imparable y sin remedio; mucho más peligrosa que el aerolito que circundará la tierra por varias décadas y al cual, cariñosamente, ya se le llama “miniluna” que acompañará al satélite de nuestro planeta tan hollado por la prepotencia de los poderosos del orbe que colocan sus intereses por encima de nuestro mundo y su futuro. Por desgracia, la mentirosa gestión a favor de los pobres solo ha servido para enriquecer a los más ricos del país, desde el primero, a costa de concesiones y múltiples beneficios.

Si hacemos cuentas, los grandes capitales se han acrecentado aproximadamente un 30 por ciento durante el triste periodo gubernamental actual mientras han aumentado en más de cuatro millones los mexicanos en pobreza extrema. Muy justo, Andrés Manuel, farsante mayor.

Y así y con este lastre por encima, sencillamente, no será posible evitar la ola gigantesca de la crisis económica de cada fin de sexenio -menos dos meses ahora, por fortuna- en medio de la batahola de la inmensa corrupción.

La Anécdota

¿Ya les hablé del gran negocio con las maderas finas taladas por la construcción del Tren Maya? Vale la pena recalcarlo: a cambio de 483 mil hectáreas perdidas en Yucatán, solo en esta entidad, y la tala de más de mil 300 millones de árboles -es increíble hasta escribirlo-, cada uno con valor de cinco mil dólares, las ganancias son superiores ¡seis billones 500 mil millones de pesos! No es broma ni especulación febril. Es un hecho en el que no se ha puesto la debida atención y que significa, por sí solo, el elemento que habrá de colocar en el basurero de la historia al desquiciado mandante del Palacio Nacional.

Quizá por la misma línea se sugiere ahora designar a multimillonarios como candidatos del gobierno de los “pobres”. El caso de Armando Guadiana Tijerina en Coahuila, el rey del carbón, es suficiente para exhibir la tendencia; y no se diga de la corrupta señora del diezmo, Delfina Gómez Álvarez, aspirante al gobierno del Estado de México, acusada también de desviar 800 millones de pesos de la SEP cuando “enalteció” a los maestros de primaria con una corrupción ingente.

Estas son las barajas de la 4T. Quizá por todo ello el todavía presidente consejero del INE pronosticó que está en riesgo la elección presidencial y con posibilidad de anularla en el oscuro 2024.

– – – – – – – – – –

E-Mail: loretdemola.rafael@yahoo.com

Búsquenos en YouTube y Facebook (si la censura lo permite)

Deja un comentario

Botón volver arriba