DE RULETERO A SÍNDICO MUNICIPAL

*Mario Didier Aguilar Ramírez usó su influencia como líder del sindicato de taxistas General Francisco May para incrustarse en la vida política del municipio y así enriquecerse a costa del erario

*Primero fue con el PRI, durante la administración de Gabriel Carballo Tadeo, en la que empezó ganando 62 mil pesos y terminó con un sueldo de más de 80 mil pesos. Además, obtuvo 16 concesiones de vehículos de alquiler por su apoyo a Mauricio Góngora Escalante

*Ante el ocaso del tricolor, se alineó a las filas de Morena, del que trató de ser candidato, pero, ante la falta de simpatizantes, declinó por Maricarmen Hernández a cambio de un puesto dentro de su gobierno

Redacción/Sol Quintana Roo

Felipe Carrillo Puerto.- De ruletero a síndico municipal. Mario Didier Aguilar Ramírez usó su influencia como líder del sindicato de taxistas General Francisco May para incrustarse en la vida política del municipio y así enriquecerse a costa del erario.

Desde hace más de una década que tomó las riendas del gremio ruletero, al que usa como su ariete político para impulsar al partido que le ofrezca el mejor puesto, como en su momento hizo con el PRI y ahora con Morena, pues al lograr ingresar a la función pública, encontró un medio para enriquecerse descaradamente.

Fue en el periodo del presidente municipal Gabriel Carballo Tadeo (2013-2016) cuando Aguilar Ramírez encontró al mentor para impulsar su carrera en el poder, como segundo regidor del Cabildo de Felipe Carrillo Puerto, y también aprendió cómo servirse de la función pública para llenarse los bolsillos.

Tan solo en el último año del mencionado gobierno municipal, incrementó en tres ocasiones sus percepciones mensuales, ya que en el primer trimestre recibió de las arcas municipales un sueldo de 62 mil pesos, para el segundo trimestre cobró 74 mil 800 pesos, para alcanzar los 81 mil 933 pesos en el tercer trimestre; un incremento del 32.2 por ciento de su salario en menos de seis meses, el sueño de cualquier otro trabajador del municipio.

No conforme con esto, también cobró una dieta quincenal de 16 mil pesos durante todo este periodo, un extra de 32 mil pesos a su sueldo mensual, con lo que al final de la administración recibió casi 114 mil pesos al mes.

Al terminar la gestión de Carballo Tadeo y del gobernador Roberto Borge Angulo, ansioso por seguir viviendo del gobierno, se alineó al proyecto del candidato priista Mauricio Góngora Escalante, para lo cual exigió a los agremiados del Sindicato de Taxistas General Francisco May afiliarse para apoyar al aspirante tricolor. Por esta acción habría recibido 16 concesiones de taxi, unas de las cuales pasaron a manos de Gabriel Carballo, sin importar el derecho de antigüedad de martillos y socios que llevaban años esperando este beneficio.

Es así como se iría afianzando en el gremio ruletero, como muestra el padrón de concesionarios de la dirección de Comunicaciones y Transporte de la extinta Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra), en el que aparecía como ruletero con concesión de vigencia ilimitada.

Al ver el ocaso del PRI, este año intentó cumplir su sueño de ser presidente municipal a través del Movimiento Regeneración Nacional, por lo que se postuló como candidato a la alianza Morena-PT-PVEM-MAS, pero al no verse respaldado por la militancia, optó por bajarse de la campaña para declinarse por Maricarmen Hernández Solís, quien a cambio del apoyo le ofreció la posición de Síndico Municipal de Felipe Carrillo Puerto.

Es así, como una vez más, Mario Didier Aguilar Ramírez, alias “Bebo Aguilar”, se vuelve a incrustar en el gobierno municipal, ahora con el respaldo de Maricarmen Hernández.

Apenas unos días han pasado desde que arrancó la actual administración y Mario Didier ya suma los primeros señalamientos en su contra.

Integrantes de la Untrac acusan que Aguilar Ramírez, con el apoyo de inspectores y policías municipales, ha bloqueado el tránsito para que los vehículos del transporte colectivo de la competencia no puedan operar en Carrillo Puerto, con el fin de tener el monopolio del servicio.

El líder ruletero y político vividor también ostenta entre sus negocios un giro negro, como es el bar Los Delfines, que aparece registrado ante la Hacienda estatal con el número de licencia de 05027751, como uno más de los emprendimientos que ha logrado al explotar las finanzas públicas.

Deja una respuesta

Botón volver arriba