CONSENTIDOS RECIBEN A MANOS LLENAS

*La empresa Constructora LIGO S.A. de C.V., administrada por Juan Rodolfo García Gonzaga, ha sido beneficiada por el ayuntamiento de Othón P. Blanco en múltiples ocasiones, desde que era presidente municipal Otoniel Segovia Martínez y ahora con Yensunni Idalia Martínez Hernández

*La Edil le otorgó el contrato COP-LO-OPB-071-2022 para la rehabilitación de los baños públicos de los mercados Lázaro Cárdenas e Ignacio Manuel Altamirano pagando la cantidad de un millón 798 mil 664.48 pesos

*La empresa fue beneficiada ampliamente por la SEOP sin importar que en los contratos y su registro en el Padrón de Contratistas cuente con tres direcciones diferente: Bacalar, Chetumal y Subteniente López

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal.- La empresa Constructora LIGO S.A. de C.V., administrada por Juan Rodolfo García Gonzaga, recibió por parte del ayuntamiento de Othón P. Blanco, presidido por Yensunni Idalia Martínez Hernández, contrato para construir baños públicos en los mercados más importantes de la capital.

Por ello, se le otorgó la licitación con número de contrato COP-LO-OPB-071-2022, la cual tuvo como fecha de inicio de contrato el 14 de diciembre y un tiempo de finalización hasta el 31 del mismo mes, es decir constó con 18 días naturales.

El costo de la misma fue de $1,798, 664.48 (Un millón setecientos novecientos noventa y ocho mil seiscientos sesenta y cuatro pesos 48/100 m.n.) con impuestos incluidos y abarcó los mercados “Ignacio Manuel Altamirano” y “Lázaro Cárdenas”.

Dichas obras no constan con el reconocimiento de los usuarios de estos mercados, pues afirman que los sanitarios no son los mejores, además que es irrisorio el tiempo que le fue otorgado a la constructora para llevar a cabo dicho proyecto.

No se entiende como se pudo otorgar tanto dinero a un proyecto tan importante para la imagen de la ciudad, el cual se efectuó en poco tiempo, tal y como se tratase de un convenio entre ambas partes para así poder “justificar gastos”.

Y es que en el contrato expuesto se menciona que al proyecto se “invitaron” a tres empresas, las cuales presentarían sus propuestas; sin embargo, convenientemente se le otorgó a la Constructora LIGO S.A. de C.V.
Dicha empresa administrada por Juan Rodolfo García Gonzaga ya había sido beneficiada por el ayuntamiento de Othón P. Blanco, por Otoniel Segovia Martínez, quien logró perpetuar a sus allegados en la presente administración, mientras que la presidenta municipal sigue los pasos de los anteriores.

Esta constructora, supuestamente tiene como domicilio la calle Revolución, Lote 2, Manzana 22, entre Calle Solidaridad y Calle Tepeyac, C.P. 77965, Subteniente López, Quintana Roo, misma que contaba con un domicilio en el municipio de Bacalar cuando fue beneficiada en 2018 y 2019.

En el año 2019, recibió $3, 995,717.43 (Tres millones novecientos noventa y cinco mil setecientos diecisiete pesos 43/100 m.n.), para la Construcción de Drenaje Pluvial en las Colonias Nueva Generación y Bicentenario de la Ciudad de Chetumal Municipio de Othón P. Blanco.
Sin embargo, al indagar más sobre esta constructora se descubrió que cuenta con otra dirección, ubicada en la calle Padua #296, colonia Josefa Ortiz de Pinedo. C. P. 77036, Chetumal, Othón P. Blanco, Quintana Roo, México.

Además, que fue ampliamente beneficiada por William Saulceth Conrado Alarcón, cuando este dirigía la Secretaría de Obras Públicas (Seop), ya que le otorgó registro al Padrón de Contratistas, la cual les abrió las puertas a beneficios en licitaciones públicas.

En aquel documento, cuenta con otro domicilio, diferente a los dos anteriores, ahora ubicado supuestamente en la calle 12 s/n, colonia Nueva Creación. C. P. 77930, en el municipio de Bacalar, Quintana Roo, lo que llama la atención.

Pues cambió de municipio, para pasarse a la capital, además que se ignora porque aparece en tres lugares diferentes, por lo que se desconoce su ubicación real, si es que tiene una física.

Por su parte, Yensunni Martínez Hernández sigue empeñada en malversar los fondos de por sí, ya endeudado ayuntamiento, únicamente para beneficiar a empresas que no cuentan con una dirección establecida, mientras ella se lleva una buena parte del presupuesto.

Deja un comentario