CON UN PIE EN LA CÁRCEL

*Enrique Giovanni Martínez Hernández, exdirector del Instituto de la Juventud del gobierno municipal de Roxana Lili, teme ser detenido por delitos sexuales

*Tras perder la reelección, diversos funcionarios y actores políticos que se cobijaron al amparo del poder de la alcaldesa de Solidaridad paulatinamente pierden sus canonjías

*Hijo de Enrique Martínez Urrutia, que se quedó con los pedazos del PRD en Solidaridad y aliado de Roxana Lili, enfrenta delitos de índole sexual, como violación, abuso sexual, entre otros

Redacción/Sol Quintana Roo

Playa del Carmen.- Enrique Giovanni Martínez Hernández, exdirector del Instituto de la Juventud del gobierno municipal de Roxana Lili e incluido momentáneamente en su planilla en las elecciones, tramitó una demanda de amparo contra detención, por un delito de índole sexual.

Giovanni Martínez, hijo de Enrique Martínez Urrutia, que se quedó con los pedazos del PRD en Solidaridad y se alió con Roxana Lili, teme ser detenido por algún delito sexual, como violación, abuso sexual, entre otros.

Ante esto, el pasado 30 de mayo tramitó una demanda de amparo indirecto ante el Juzgado Noveno de Distrito, el cual le otorgó una suspensión contra cualquier orden de detención el 11 de junio, con una garantía económica de 10 mil 500 pesos que entregó al juez federal.

“Se concede a la parte peticionaria del amparo la suspensión provisional de los actos reclamados, para el efecto de que no sea detenida, quedando a disposición de este Juzgado de Distrito en el estado, sin perjuicio de que se presente al proceso penal de origen para su continuación y pueda ser devuelta a la autoridad responsable en caso de que no se obtenga la protección de la Justicia Federal”, se lee en el incidente de suspensión.

Giovanni Martínez fue designado director del Instituto de la Juventud de Solidaridad, puesto a la que llegó gracias a su papá, Enrique Martínez, quien, tras librarse de la sombra de los Beristain, se hizo del control del PRD en Solidaridad y se alió con Roxana Lili.

Como director del Instituto de la Juventud, fue criticado por sus excesos y renunció al cargo porque, posteriormente, Roxana Lili lo llamó a formar parte de su planilla de reelección en Solidaridad, de la cual días después dimitió. Ahora teme ser capturado por un delito sexual.

No es que Giovanni haya logrado evitar pisar la cárcel, porque si es violación lo que cometió, los efectos de la suspensión del amparo fenecen porque este delito se encuentra dentro del catálogo de actos antijurídicos que merecen prisión preventiva oficiosa mientras dura el proceso penal.

Tras perder la elección en Solidaridad, diversos funcionarios y actores políticos que se cobijaron al amparo del poder de Roxana Lili paulatinamente pierden sus canonjías, como el caso ahora de este sujeto, que teme ser detenido por delitos sexuales.

Deja un comentario

Botón volver arriba