COFEPRIS DERROCHA 67.5 MDP EN ASESORÍAS

*Por medio de la Cofepris Hugo López Gatel paga favores a sus “amigos” al palomear contratos de adjudicación directa por no hacer nada

*Contratos exhorbitantes representan un verdadero golpe a los mexicanos

Redacción/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche

Ciudad de México.- La falta de sensibilidad de la Secretaría de Salud (SESA) Federal para dar respuesta a la petición de los padres de niños enfermos con cáncer y el dolor humano que ello conlleva, se refleja en los excesivos gastos que realiza por medio de la Cofepris, con la contratación de outsourcing para pagar inexplicables “asesorías” de administración.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios otorgó al Corporativo Ejecutivo MZT, S.A. de C.V. (Representante común de la agrupación conformada por Corporativo Ejecutivo MZT, S.A. de C.V.; Aurus Nivel Total, S. de R.L. de C.V.; Gurges Implementación de Negocios, S.A. de C.V.; Imago Centro de Inteligencia de Negocios, S.A. de C.V.; Impulsora Lukes, S.A. de C.V. y Asesoría Jurídica Adarve de México, S. de R.L. de C.V.); un contrato por 67 millones 500 mil pesos por el inexplicable servicio especializado con terceros para el apoyo técnico de diversas áreas de la Cofepris bajo el régimen de subcontratación (Outsourcing).

Bajo el Folio Mercantil Electrónico (FME) N-2018024769, la empresa Corporativo Ejecutivo MZT, S.A. de C.V., fue registrada en el Registro Público de Comercio el día 7 de noviembre de 2017 en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, y le pertenece al 85% a Martha Beatriz Arredondo Benítez, y al 15% a Nora Lina Rendón Benítez. Colaborando con ellas Ricardo Alfonso Macías Sánchez y Víctor Manuel Gálvez Morales.

Por su parte, la empresa Antila S. de R.L. de C.V., constituida ante el Registro Público de Comercio bajo el FME 6193, el 20 de abril de 2011 en la ciudad de Monclova, Coahuila, por Noé de la Paz Zamora y Fidencio Barboza García; cambió de nombre, giro y dirección en mayo de 2019, para llamarse ahora Aurus Nivel Total, S. de R.L. de C.V., instalada en Torreón, Coahuila; dando todos los poderes de la misma a Francisco Nuñez Kaufmann, Ana Karen Fierro Medina, José de Jesús Orozco Escalera, y Javier González Ruíz.

Éste último, Javier González Ruíz, es quien firmó el contrato millonario con la Cofepris, como apoderado legal de Corporativo Ejecutivo MZT y en representación de Aurus Nivel Total, S. de R.L. de C.V.; Gurges Implementación de Negocios, S.A. de C.V.; Imago Centro de Inteligencia de Negocios, S.A. de C.V.; Impulsora Lukes, S.A. de C.V. y Asesoría Jurídica Adarve de México, S. de R.L. de C.V.

De esta forma, siete empresas integradas en una sola, se adjudicaron de parte de la Cofepris, 67 millones 500 mil pesos, por el “Servicio especializado con terceros para el apoyo técnico de diversas áreas de la Cofepris bajo el régimen de subcontratación (outsourcing)”.

¿Pero en sí qué clase de servicios podrían otorgar a la Cofepris para recibir tanto dinero a cambio? Según el contrato COFEPRIS-AD-002-21, la Cofepris “requería” contratar dichos servicios, que sobra decir, el acuerdo fue otorgado bajo el esquema de adjudicación directa, lo que da clara muestra de que en realidad se trata de un pago de favores, en el cual se presume el mismo doctor Hugo López-Gatell estuvo involucrado para que saliera adelante este contrato en beneficio de sus amigos.

No le queda de otra al doctor López-Gatell luego de que su futuro no se ve nada prometedor al haber considerado que las protestas de padres de familia de niños con cáncer, tenía un tono golpista, lo que enseguida desató una avalancha de críticas tanto a él como al presidente de la República, pues es bien sabido que no es culpa del indio, sino del que lo hace compadre, y así las palabras que salieron de su boca, es como si hubieran sido dichas por el mismo Andrés Manuel López Obrador.

Tan graves fueron consideradas las palabras dichas por Hugo López-Gatell, que este jueves 1ro de julio, madres y padres de niños con cáncer, interpusieron una denuncia en su contra ante la Fiscalía General de la República, por genocidio, discriminación y omitir garantizar el abasto de medicamentos para los menores.

Ciertamente mientras niños mueren de cáncer en el país, y se vive una de las peores crisis de desabasto de medicamentos de los que se tenga memoria, el gobierno federal sigue tirando el dinero en cosas innecesarias, valga y gracia, los 67.5 millones de pesos otorgados al consorcio de empresas comandadas por el Corporativo Ejecutivo MZT, S.A. de C.V.

En el anexo único del mismo, se puede ver como partida única, el tema de “Contratación del servicio especializado con terceros para el apoyo técnico de diversas áreas de la Cofepris bajo el régimen de subcontratación (outsourcing)”, pero vaya que es una falacia el contrato en sí mismo.

Se estipula que nació como una necesidad de parte de diversas unidades administrativas de la Cofepris, para cubrir los requerimientos de apoyo de técnicos especializados; dando a entender que antes o no hacían bien su trabajo, o se carecía de personal, lo cual es imposible en una dependencia con 20 años de existir.

El plazo de la otorgación de los servicios inició el 1 de febrero del presente año y concluirán el 31 de diciembre de este mismo 2021.

El lugar de prestación de los mismos, es en las oficinas de la Cofepris de la ciudad de México: Oficinas Oklahoma en Oklahoma 14, Colonia Nápoles, alcaldía Benito Juárez; las de One Marina Park, en Marina Nacional 60 piso 4, colonia Tacuba, alcaldía Miguel Hidalgo; las de CCayac en calzada de Tlalpan número 4492, colonia Toriello Guerra, delegación Tlalpan; y el Archivo de Concentración ubicado en Oriente 233 número 61, colonia Agrícola Oriental, alcaldía Iztacalco.

En sí, el servicio especializado del contrato efectuado, obedece a la subcontratación directa de 202 profesionales especializados en los rubros de Ciencias de la Salud, Químicas, Bioquímicas, Laboratorista, computación e informática, administración, finanzas, derecho, contaduría, ingeniería, industrial, economía, eléctrica, electrónica, electromecánica, matemáticas, actuaría, relaciones internacionales, comercio internacional, negocios internacionales, gestión empresarial, psicología, pedagogía, entre otros, para apoyar a los procesos relacionados con las necesidades de las áreas que integran a la Cofepris.

Los puestos a ocupar van desde el término Especialista 1 al 5; Coordinador 1 al 5; Supervisor 1 al 5; Auxiliar 1 al 5; Operativos STO-2 al 8, y Enlaces Operativos STEO-9, STEO-10, STEO-11, STEO-13 y STEO-16; con salarios mensuales que van desde los $5,500,00 el operativo STO-02 hasta los $85,000.00 un Especialista clase 1. Habrá que ver a quienes se les darán los mejores puestos, ya que algunos pueden llegar a alcanzar un sueldo bruto mensual por encima de los 80 mil pesos.

Vaya si no será un negociazo para los administradores de la prestadora del servicio por subcontratar a este personal, considerando que ellos cobrarán 63 mil 976.90 pesos por el costo total de administración, más un costo total mensual del anexo propuesta económica por 1 millón 599 422.43 pesos, y un total por la propuesta económica de 1 millón 663 mil 399.33 pesos.

Pero juzgue usted mismo; para cada uno de los interesados, no deja de ser un contrato temporal por el que tendrán que pagar un porcentaje de comisión a la Outsourcing que los emplea –el cual no viene marcado en el contrato-, así como un Costo de administración. Además, a cambio de los mejores puestos, les piden ser profesionales titulados con maestría como mínimo, y de tres a 8 años de experiencia en el sector público o privado. Así estará la tasa de desempleo del país, que tienen que hacer uso de las outsourcing para poder emplear, aunque sea de manera temporal a una pequeña parte de los profesionistas desempleados.

Eso sí, en el contrato se pone de manifiesto y en forma explícita, que la Cofepris no será considerado patrón sustituto, ni tendrá relación alguna de carácter laboral con dicho personal, por lo que queda libre de cualquier responsabilidad de seguridad social, u otras prestaciones laborales. Y miren que el presidente de la República ha criticado esto precisamente.

Outsourcing satánicas

Y vaya que ha satanizado López Obrador el uso de las outsourcing, pero solo de palabra, como muchas cosas de las que hace o dice que hará; pues, aunque las critica, hace uso de ellas desde que tomó las riendas de México.

En el colmo de los colmos, bajo ese esquema le trabajan al gobierno federal unas 28 mil 800 personas, al mantener su administración al menos 50 contratos en una amplia gama de servicios públicos, que, pensando mal, podríamos hasta retomar esa frase que alguna vez dijo Vicente Fox Quesada sobre los trabajos que toman los indocumentados en los Estados Unidos, al recitar que aquellos hacen el trabajo que ni los negros quieren hacer. Así las outsourcing, donde laboran personas que, por necesidad, ante la falta de oportunidades laborales permanente, hacen los trabajos que el mismo gobierno federal no quiere contratar y mantener una plantilla laboral que los haga.

Y mire usted si no saldría más barato mantener personal dedicada a esas labores por las que luego subcontratan a empresas dizque especialistas; de acuerdo a una investigación llevada a cabo por “Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI)”, el régimen encabezado por Andrés Manuel López Obrador ha otorgado unos 50 contratos a empresas de outsourcing entre el 2019 y el 2020 que equivalen a un golpe al presupuesto público por el orden de los 8 mil millones de pesos.

Tan solo en 2019 se les otorgó a estas empresas, la mayoría de ellas presumiblemente propiedad de amigos del presidente y sus principales allegados como Hugo López-Gatell, un total de 3 mil millones de pesos. Para 2020, pese a que el país estaba prácticamente inactivo por la pandemia del Covid-19, la contratación de outsourcing siguió y sumó unos 3 mil millones de pesos más.

Uno de los mayores contratos en 2020, lo obtuvo la mima empresa MZT Corporativo Ejecutivo SA de CV, por 310 millones de pesos para subcontratar unos 21 mil agentes de aprendizaje del programa Prepa en Línea. Ello, mientras que, adecuándose a los cambios que llevó la educación a distancia por el coronavirus, la Secretaría de Educación Pública mantenía a la plantilla laboral de docentes de todos los niveles, para dar clases en línea.

Pero no solo en la educación ha hecho uso este gobierno de la subcontratación laboral, lo ha hecho en prácticamente todas las dependencias del Gobierno federal: en las secretarías de Bienestar, Economía, Relaciones Exteriores, la Marina, la Sedena, Cultura y Educación, el INEA; hasta en las entidades financieras como Bancomext, Nacional Financiera, Banobras, y centros de investigación.

Y pese al derroche sin precedentes que Andrés Manuel López Obrador ha palomeado bajo el esquema de las outsourcing, que incluso ha llevado a subcontratar esta clase de servicios para la administración de la nómina de varias dependencias, el Banco del Bienestar que es la entidad que más recursos le ha otorgado a las mismas, citó lo siguiente:

“Se considera plenamente justificada la necesidad de llevar a cabo la contratación de los servicios técnicos y administrativos por outsourcing, ya que, al no contar con dichos servicios, el impacto negativo en lo social, económico y financiero sería muy alto, aunado a que podría traer como consecuencia la falta de credibilidad en el actual gobierno, ya que uno de sus principales ejes rectores es la entrega de recursos de programas sociales”.

Y aunque López Obrador pudiera querer ponerse la corbata de que gracias a estas acciones se han creado unos 28 mil nuevos empleos, la verdad es que todos ellos son empleos temporales, pocos son los bien remunerados, y solo otorgan seguridad social por los escasos meses que dure la contratación.

Y como el dios romano Janus, el mandatario pareciera tener dos caras, habla de cambios, de pasos y transformaciones. Incluso el emblema de su gobierno es el de la Cuarta Transformación, como si de una época de grandes cambios se tratara habiendo citado de antemano la Independencia, la Reforma y la Revolución, como las primeras tres grandes transformaciones de México. Ya veremos cómo le da nombrar a su gobierno a los historiadores del futuro.

Por lo pronto, en las dos caras de su gobierno, vemos como una sin duda simboliza la incertidumbre de lo que vendrá pues una de sus caras es el positivismo de algunas de sus ideas, pero el otro lado es el que nos da temor, pues es el que simboliza los errores y las opciones incorrectas que toma tan frecuentemente el dirigente.

Tan así que, en el tema de las outsourcing, primero hace uso de ellas, y después las critica duramente tratando de “coyotes” y traficantes de influencias a las empresas que se dedican a la tercerización y a quienes hacen uso de ellas. Y a la fecha, sigue manteniendo contratos con ellas.

Deja una respuesta

Botón volver arriba