CIRCUITO CERRADO

*”Alito” se va o encabeza las exequias

Héctor Moctezuma de León/Sol Quintana Roo

Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito”, pobrecito, en el PRI ya no lo quieren o se va o de lo contrario se queda a encabezar las exequias, honras fúnebres o como se le quiera llamar del partido que fundó Plutarco Elías Calles hace 93 años, con el pretexto de que México debía pasar de país de un sólo hombre a país de instituciones.

Morena Cárdenas llegó de la mano de los Murat, Nelson y Alito el de Oaxaca, ellos lo impulsaron y luego lo acercaron con Andrés Manuel López Obrador, en una jugada que le permitiría salvar las investigaciones que ahora corren su curso en la Fiscalía General de Justicia de Chiapas a cargo del priista Renato Sales Heredia.

Gracias a ese acercamiento, el PRI tiene 70 diputados en la actual legislatura, uno de ellos “Alito”, quien se metió por la vía de la representación proporcional siempre pensando en que el fuero y la dirigencia partidista lo salvarían de todas sus corruptelas cometidas a su paso por el gobierno que hoy encabeza Layda Sansores, que está convertida, en su peor enemiga, con la mira de cooperar para acabar con el partido que presidió su padre, Carlos “El Negro” Sansores Pérez.

Moreno Cárdenas, que no supo negociar con el inquilino de Palacio Nacional, está en la mira no solo del tabasqueño, sino de muchos priistas, como los Murat, que en eso del oportunismo y los viejos vicios en la política mexicana, se las gastan. Su dirigencia en el PRI es de membrete, no dirige a nadie y sus resultados al frente del todopoderoso partido han sido desastrosos. Hoy el priismo solo cuenta con 4 gubernaturas de las 14 que tenía cuando el campechano llegó a las oficinas de la colonia Buenavista y lo más probable es que después del 5 de junio se quede solo con 2, Coahuila y el Estado de México.

Los pocos priistas que lo siguen le han hecho creer que tiene posibilidades de repetir la actitud gandalla de Roberto Madrazo, en el 2006, cuando con el control de la estructura partidista, que todavía tenía el PRI. Se apropió de la candidatura con la que hizo el ridículo frente a Felipe Calderón y Andrés Manuel, que lo mandaron hasta el tercer lugar.

Hace unas semanas publiqué en este espacio que Moreno Cárdenas había roto con los Murat, o más bien los oaxaqueños rompieron con él porque ellos asumieron el compromiso con López Obrador de que el PRI apoyaría la reforma eléctrica, cosa que no sucedió y las traiciones se pagan y quienes lo impulsaron ya le preparan la cama.

******

Otro que no cumplió su palabra fue el gobernador del Estado de Tamaulipas, Francisco Javier Cabeza de Vaca, quien se había comprometido con el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López a no intervenir en la sucesión para el gobierno tamaulipeco, pero como estamos en tiempos de que nadie confía de nadie, el de Reynosa decidió jugarse el resto para sacar adelante a su candidato, César Verastegui “El Truko” con la esperanza de que si gana le salve el pellejo, pero con lo que no contaba Cabeza es que hay todavía algo pendiente en la Suprema Corte de Justicia que lo sacará el próximo miércoles y que no viene en favor del tamaulipeco a quien de nada le servirá todo el juego sucio que ha desatado en contra del candidato de Morena, Américo Villarreal.

Deja una respuesta

Botón volver arriba