CÉSAR DUARTE: HISTORIA DEL SAQUEO EN CHIHUAHUA

*Tras más de un sexenio prófugo de la justicia, por fin, César Duarte Jáquez, exgobernador de Chihuahua, fue extraditado a México para que enfrente a la justicia. El exmandatario se mantuvo escondido en Estados Unidos

*Duarte es acusado de tener ligas con el narcotráfico, saqueo del erario y el desvío de miles de millones de pesos hacia las campañas del PRI, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. En esta trama resultó implicado el exdirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones y Alejandro Gutiérrez (este fue apresado), entonces secretario general de ese partido, señalado de recibir el dinero de parte del entonces mandatario chihuahuense

*Esta historia podría robustecerse y ser el primer caso de denuncia electoral, algo que se impidió durante el sexenio anterior, donde los exgobenadores corruptos fueron solapados y protegidos con el mando de la impunidad oficial. En esta trama estaría implicado el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien habría fondeado sumas millonarias en Chihuahua y otros Estados para financiar las campañas del PRI en 2016, año en que sufrió la debacle electoral más fuerte de su historia

Ricardo Ravelo/La Opinión de México/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/Sol Chiapas/Sol Belice/La Opinión de Puebla

(Primera de cinco partes)

Ciudad de México.- Mediante una bien aceitada red de corrupción, en la que incorporó a socios, amigos, compadres, colaboradores y familiares, el exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, prófugo de la justicia desde octubre de 2017, emprendió uno de los saqueos más escandalosos a las arcas del Estado, se enriqueció a manos llenas, benefició al crimen organizado, en particular al Cártel de Juárez, y al término de su mandato dejó una deuda histórica de más de 47 mil millones de pesos. Y lo peor: Se fugó ante los ojos de todo el mundo, incluida la Procuraduría General de la República (PGR).                    

Tan pronto terminó su mandato –uno de los peores que ha tenido Chihuahua en su historia reciente– César Duarte cruzó la frontera y se refugió en Texas; se afirma que también se le ha visto en Nuevo México, en las residencias de lujo que adquirió como gobernador y que ahora utiliza para refugiarse de la justicia mexicana o para esperar que el gobierno de Estados Unidos le conceda el asilo político que solicitó, al declararse un perseguido del Estado mexicano.

El caso de corrupción política e institucional que protagoniza Duarte Jáquez nada desigual a los que condujeron a prisión a los exmandatarios de Veracruz (Javier Duarte de Ochoa), Quintana Roo (Roberto Borge Angulo) y Tamaulipas (Eugenio Hernández) también salpicó de lleno al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y a su exdirigente, Manlio Fabio Beltrones, a quien se acusa de sugerir y operar, a través de terceros, el plan perverso para desviar recursos públicos federales de varios Estados para financiar las campañas políticas de candidatos a gobernadores donde el PRI no era gobierno.   

Además de Chihuahua, el saqueo, según los señalamientos y las investigaciones oficiales, se efectuó en Quintana Roo, Veracruz y Tamaulipas, donde se repitió el modelo de la creación de empresas fantasmas y contratos de obras que nunca se ejecutaron para triangular recursos públicos que se canalizaron al PRI para apoyar económicamente a sus respectivos candidatos a puestos de elección popular. En el 2016, hubo elecciones de gobernador en doce entidades, también se renovaron congresos locales y presidencias municipales.

Manlio Fabio Beltrones, exdirigente del tricolor, es quien enfrenta serias acusaciones por haber fungido como el artífice de esas maniobras financieras cuando encabezada al PRI. A principios de enero fue encarcelado Alejandro Gutiérrez, su principal operador, bajo el cargo de peculado agravado, al acreditarse que dispuso de 250 millones de pesos del gobierno de Chihuahua –entregado por César Duarte y sus principales colaboradores –para fondearlos en el PRI y así poder financiar las campañas a gobernadores en el 2016.

Como las investigaciones continuaron y el nombre de Manlio Fabio Beltrones salió a relucir como el estratega de las maniobras, el lunes 8 de enero el exgobernador de Sonora tuvo que tramitar un amparo ante la justicia federal para no ser detenido, pues de las investigaciones que lleva a cabo la Fiscalía de Chihuahua y la PGR se desprende que el sonorense tiene serias implicaciones en el desvío de recursos públicos en varios Estados del país que sirvieron para apuntalar las finanzas del PRI.

Deja una respuesta

Botón volver arriba