CÉSAR DUARTE ESPERA ALTA MÉDICA PARA REGRESAR AL CERESO

*Se pretende que esta semana sea dado de alta para su reingreso al Cereso de Aquiles Serdán

Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Chihuahua.- En el transcurso de la semana, César Duarte Jáquez recibirá el alta médica. Así lo dio a conocer el fiscal general del Estado, Roberto Fierro.

Cabe mencionar que el exgobernador fue ingresado al nosocomio el 13 de septiembre con el fin de recibir una cirugía en la zona cervical.

Esta sería la segunda intervención médica que se le realiza al exmandatario desde su extradición, siendo la primera una operación que se le realizó el pasado 04 de agosto, por una hernia inguinal.

Una vez que reciba el alta médica, será ingresado nuevamente en el Cereso de Aquiles Serdán para continuar con la medida cautelar de prisión preventiva.

VINCULADO A PROCESO

El exgobernador de Chihuahua, César Duarte fue vinculado a proceso por los delitos de peculado y asociación delictuosa.

El exmandatario es señalado de desviar 96 millones de pesos cuando fue funcionario, junto con otros exfuncionarios y terceros.

Se fijó un plazo de seis meses para la conclusión de la investigación

AÑO DE PRISIÓN PREVENTIVA 

Un juez de control dictó la medida de prisión preventiva por un año al exgobernador de Chihuahua, César Duarte, a quien se le relaciona con los delitos de peculado y asociación delictiva.

Durante su comparecencia ante el juez, Duarte Jáquez rechazó haber evadido la justicia y aseguró que se trasladó a Estados Unidos porque sería intervenido quirúrgicamente; además de que presuntamente recibió amenazas del crimen organizado.

Dijo que el día en que se le citó a comparecer, el 12 de diciembre de 2016, fue el mismo día que lo operaron en Houston, Texas, por lo que el notario levantó el acta correspondiente para justificar su inasistencia, pero esto derivó en su orden de aprehensión.

“Mi mayor lucha será por reivindicar a mi familia y a mi nombre”, declaró al acusar a su sucesor, Javier Corral, de entrometerse en el proceso en su contra.

El exmandatario enfrenta acusaciones por el desvío de más de 96 millones de pesos y pagos a las empresas Unión Ganadera Regional División del Norte de Chihuahua y Financiera de la División del Norte, de las que era accionista mayoritario.

HISTORIAL

Como lo documentaron los corresponsales nacionales de Sol Quintana Roo, el 27 de marzo de 2017 fueron arrestados Javier Garfio Pacheco y Gerardo Villegas Madriles, exsecretario de Obras Públicas y exadministrador de la Secretaría de Hacienda del Gobierno de Chihuahua; así como Ricardo Yáñez Herrera, exsecretario de Educación Cultura y Deporte y exdirector de la Comisión Estatal de Vivienda, Suelo e Infraestructura.

Un día después, el 28 de marzo, se confirmó que se había girado una orden de aprehensión en contra de Duarte Jáquez y que éste se había convertido en prófugo de la justicia al escapar a la ciudad de El Paso, Texas, Estados Unidos. Al día siguiente se emitió una ficha roja de búsqueda a la Interpol para la localización y detención del fugitivo.‬‬

El 12 de septiembre de 2017, Corral Jurado informó que la Fiscalía de Chihuahua entregó a la PGR 70 tomos y 50 discos compactos con pruebas que sirvieron como fundamento para que diversos jueces giraran una veintena de órdenes de aprehensión en contra de Duarte por delitos del fuero federal y común.

El 17 de octubre de 2017, el entonces titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales, Santiago Nieto Castillo, exdirector de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, informó que finalmente el gobierno mexicano había solicitado formalmente la detención de César Duarte con fines de extradición a los Estados Unidos.

La entonces PGR informó que se solicitaría formalmente la extradición del exgobernador de Chihuahua, pero solo en tres de los procesos penales en los cuales se había girado orden de aprehensión en su contra, aunque Alberto Elías Beltrán, precisó entonces que había en su contra 21 causas penales por delitos del fuero común en materia de corrupción, así como del orden federal por la presunta comisión de delitos electorales.

Dijo que se haría una búsqueda a través de las oficinas de Interpol-México en diversos países, para poder determinar en dónde pudiera estar ubicado el prófugo, “aunque ya tenían indicios e información de en qué país pudiera ser localizado”.

De esa manera, Duarte cuenta con 21 órdenes de aprehensión, 10 del fuero común y las restantes del fuero federal, una de ellas por parte de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), por el desvío de 14 millones de pesos a favor de campañas priistas en 2015; y se continuaba trabajando para concluir la presentación de otras nueve restantes.

Han sido detenidos 14 de sus exfuncionarios y colaboradores, cinco de los cuales ya recibieron sentencias por peculado: El exalcalde de Chihuahua, Javier Garfio Pacheco, quien fungió como secretario de Obras Públicas con Duarte Jáquez; el exsecretario de Educación, Cultura y Deporte, Ricardo Yáñez Herrera y su exdirectora administrativa, Karla Jurado Bafidis; el empresario Germain Lezama, representante de la firma Kepler Soluciones Integrales y el exdiputado local por Movimiento Ciudadano, Fernando Reyes Ramírez.

DETENCIÓN

El exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, fue detenido en Miami, Florida, EU, con fines de extradición, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

Sobre el exmandatario pesan más de dos decenas de órdenes de aprehensión por supuestos actos de corrupción cometidos durante su mandato.

El exmandatario estatal fue detenido por elementos del Servicio de los Alguaciles Federales (US Marshals Service) y posiblemente sea presentado ante la Corte Federal del Distrito Sur de Florida, donde se le explicarán los delitos por los cuales es requerido por el Gobierno de México, según explicó la FGR en un comunicado.

EXTRADITACIÓN A MÉXICO

El exgobernador de Chihuahua, juzgado en Estados Unidos por numerosos delitos incluido el narcotráfico, será extraditado a México, determinó el tribunal que lo procesa en Miami, Estados Unidos.

El exgobernante  será extraditado a México donde se le abrió el proceso penal por los delitos de peculado y asociación delictuosa y muchos delitos más, en particular un desfalco de 50 millones de dólares cuando era gobernador Chihuahua.

Según la Fiscalía de Chihuahua, las pruebas demuestran que Duarte creó una red de corrupción para la planeación, organización y operación de desvío y disposición indebida de más de 50 millones de dólares.

 OPERACIÓN ZAFIRO

César Duarte fue uno de los siete mandatarios que desviaron 650 millones de pesos a 12 empresas fantasma relacionadas con un esquema de financiamiento ilícito a campañas proselitistas del PRI, en 2017.

De acuerdo con reportes periodísticos, el exmandatario de Chihuahua realizó estos desvíos en colaboración con el entonces dirigente del PRI, Malco Fabio Beltrones, y el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray.

En este esquema también habrían estado implicados Jorge Herrera Caldera, entonces gobernador de Durango, y Claudia Pavlovich, otrora gobernadora de Sonora.

TAMBIÉN FUE “CUATRERO”

Los exgobernadores de Chihuahua y Nayarit, César Duarte y Roberto Sandoval, respectivamente, son copartícipes del descarado robo de más de tres mil vacas y borregos, cometido en 2015, causando la quiebra del sector ganadero, afectado seriamente por la sequía, pues nunca recibieron el ganado por el que pagaron por adelantado.

La corrupción une a amos gobernantes, militantes del Partido Revolucionario Institucional, quienes de manera ilegal se enriquecieron, y lo peor de todo, buena parte del botín lo repartieron entre sus amigos y familiares.

La historia inicia en junio de 2015, con el arribo a Mazatlán, Sinaloa, de un barco proveniente de Nueva Zelanda, en el cual habían tres mil 500 cabezas de ganado, los cuales eran la esperanza del sector ganadero.

Mientras que los borregos se fueron al Estado de México, las reses de las razas Hereford y Angus, destinadas a la producción de carne, se dividieron entre Hidalgo y Chihuahua.

El objetivo era destinar mil 408 reses a los pequeños productores de Chihuahua, las cuales representaban una esperanza para después de dos años de sequía. Ante la escasez de alimento, muchos ganaderos se habían enfrentado a la disyuntiva de sacrificar algunas reses para la supervivencia de otras.

Cabe destacar que para remediar la crisis, a mediados de 2014, se implementó en Chihuahua un programa de “repoblamiento de cría”, es decir, cruzar reses extranjeras con locales.

Es una práctica frecuente, que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) pone en marcha en diversas regiones de la república.

En esta ocasión lo impulsaba el propio gobernador de la entidad, César Duarte, a través de la Secretaría de Desarrollo Rural del estado, con el objetivo de aumentar el número de animales e incrementar sustancialmente la calidad de la carne.
El esquema preveía que los productores medianos y pequeños podrían obtener hasta 10 vaquillas, mientras que las organizaciones ganaderas recibirían máximo 45 cabezas.

De acuerdo con los documentos oficiales, el valor total de los animales superó los 700 mil dólares, cerca de 11 millones 32 mil pesos, según el tipo de cambio vigente entonces. Estos datos provienen de un convenio marco firmado desde 2011 que daba legalidad a la asignación de vacas.
Pero no fue el caso con este casi millar y medio de vacas.

El destino de los animales que llegaron en junio de 2015 de Nueva Zelanda se torció en inconsistencias burocráticas y una deliberada mezcla de registros y métodos de reubicación de las reses, según consta en registros de tránsito de ganado y documentación de la Secretaría de Desarrollo Rural de Chihuahua.

Las vaquillas llegarían a México a una edad que oscilaba entre los 12 y 18 meses, aún sin ser esas moles de poco más de media tonelada, buena parte eran “vientres”, es decir, son hembras y de hecho venían cargadas.

Así que la esperanza para los pequeños productores era mayor: obtenían la vaca y una cría.

Incluso, programas similares se han aplicado con recursos federales y, en este sexenio, forman parte de la Cruzada contra el Hambre, con lo que se busca que los ganaderos de municipios que tienen bajos índices de desarrollo tengan la posibilidad de generar un mercado autosustentable.

El apoyo ganadero no llegó a muchos de los nombres que incluía un convenio firmado entre las autoridades del anterior gobierno estatal y la Unión Ganadera División del Norte, y que lo mismo ocurrió con un acuerdo entre esa unión y Financiera Rural, organismo federal que otorgó las garantías líquidas, la cual respaldaba a los ganaderos para que fueran sujetos de crédito. 

Deja una respuesta

Botón volver arriba