¡CAVA SU PROPIA TUMBA!

*Pese a que faltan meses para el proceso electoral, la carrera por repetir la presidencia municipal de Solidaridad de la aún alcaldesa Roxana Lili está cada vez más lejos, no por una guerra sucia en su contra, sino por los resultados de sus propias acciones

Redacción/Sol Quintana Roo

Playa del Carmen.- Aún no empieza el proceso electoral y la carrera de Roxana Lili por repetir la presidencia municipal de Solidaridad cada vez está más lejos, esto por no decir que ya es una carrera perdida; sin embargo, esto no se debe a una una guerra sucia en su contra, sino a la destrucción de su imagen por su propia mano.

Y es que a unos meses de que se acabe el trienio de Campos Miranda, los frutos de su “trabajo” se ven reflejados, no obstante, más allá de los resultados positivos, son más las cosas negativas, las cuales son producto de sus decisiones en pro de unos cuantos, más en específico, de sus dos fieles compinches. Kira Iris y Filiberto Martínez.

Prueba de ello, se vio el día de su registro como aspirante a la candidatura por la presidencia municipal de Solidaridad, donde acarreados de varias localidades del municipio se dieron cita para mostrar el “músculo político”, el cual se vio muy reducido debido a la ausencia del cuarto regidor y Secretario General de la CROC, Uri Carmona, quien le dio la espalda a la aún alcaldesa.

Y no sólo eso, sino que también el gremio de los taxistas decidió ya no apoyar a la alcaldesa, puesto que, el secretario general del Sindicato de Taxistas “Lázaro Cárdenas del Río” ya pactó con Morena y podría ser postulado a un cargo de elección popular en Playa del Carmen por la coalición “Sigamos Haciendo Historia”.

Los solidarenses ya no se dejan engañar por las narrativas falsas o por la politiquería barata de cualquier personaje político que les quiera vender “gato por liebre”, pues también son conscientes de las investigaciones de la Aseqroo en contra de la aún alcaldesa, la cual no tiene para nada contentos a los playenses, pues, como se recordará, apenas días atrás fueron desalojados violentamente por parte de las autoridades municipales, en un evidente abuso de autoridad, mismo del que Roxana Lili se lavó las manos y que además está poniendo los últimos clavos a su ataúd político.

Deja un comentario

Botón volver arriba