CASO AYOTZINAPA: ESTOS SON LOS NORMALISTAS IDENTIFICADOS A SIETE AÑOS DE LA MASACRE

Redacción/Sol Quintana Roo

Ciudad de México.- A siete años del día en que fueron desaparecidos 43 estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa, hasta la fecha, el caso sigue sin recibir justicia.

Hasta el día de hoy, no se ha esclarecido de forma convincente qué, cómo, quiénes y por qué fueron atacados un grupo de alumnos el 26 y 27 de septiembre de 2014.

Tras siete años de indagatorias por parte de las autoridades, solo tres normalistas han sido identificados. Se sabe que estos fueron incinerados y los restos arrojados al río aledaño, como en la Barranca de la carnicería, a 800 metros del primer sitio.

El 7 de diciembre de 2014, se informó que algunos restos hallados en el basurero de Cocula correspondían a Alexander Mora Venancio. El joven de 19 años, fue el primero en ser identificado de los 43 desaparecidos. Era originario de una comunidad llamada El Pericón, unos 100 kilómetros al sur de Chilpancingo, la capital de Guerrero.

De acuerdo a la «verdad histórica», el estudiante fue entregado supuestamente a Guerreros Unidos, un grupo del narcotráfico que se habría encargado de quemar a los normalistas en un basurero de Cocula y después arrojar los restos al río San Juan.

De acuerdo a Infobae, de los 43 estudiantes desaparecidosocho eran de Tecoanapa, en la Costa Chica.

Un año después, el 16 de septiembre de 2015, fue identificado Jhosivani Guerrero de la Cruz. El joven tenía 20 años cuando fue desaparecido. El joven provenía de una familia de campesinos y tuvo que esquivar las dificultades de acceso educativo para estudiar la secundaria y preparatoria unos 10 kilómetros al oeste de su comunidad.

Cuando se informó sobre el hallazgo de los restos del joven, las autoridades refirieron que la identificación fue a partir del estudio de un fragmento de hueso, sin embargo, los resultados no eran 100% inobjetables.

Se determinó que existían 72 posibilidades de que la pieza ósea sí perteneciera a Guerrero de la Cruz, contra una posibilidad de que no lo fuera, de acuerdo con estudios de la Universidad de Innsbruck.

El 28 de octubre de 2014, se dirigió una indagatoria en las inmediaciones del basurero de Cocula y del Río San Juan, donde, al día siguiente, buzos de la Marina habrían encontrado bolsas con restos óseos quemados.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) fue denunciado en un video, lo que dio lugar a la especulación de que los restos podrían haber sido sembrados, mientras que, las autoridadesaseguraon que estas investigaciones fueron transparentes.

El 15 de junio de este 2021, el laboratorio de Innsbruck, en Austria, confirmó el hallazgo de los restos de Jhosivani Guerrero. Familiares del joven fueron convocados por autoridades mexicanas para saber de la identificación.

El tercer estudiante en ser identificado fue Christian Alfonso Rodríguez Telumbre. Al momento de su desaparición, el joven tenía 19 años. Participaba en un grupo de danza folclórica Xochiquetzal. El 8 de julio de 2020 se confirmó que sus restos óseos fueron hallados en la Barraca de la Carnicería y enviados a la Universidad de Innsbruck para el análisis.

Los peritajes fueron legitimados por el Equipo Argentino de Antropología Forense y los resultados coincidieron en que la muestra era una “extremidad inferior” del joven.

Actualmente, de las 89 órdenes giradas por supuestos responsables en los hechos, al menos 30 están pendientes de proceder sobre aquellos que habrían participado directamente en la desaparición y 10 más son contra funcionarios que alteraron las investigaciones.

Desde 2019, 27 cuerpos han sido recuperados en siete municipios de la región. Se han analizado 80 millones de llamadas con 206 mil registros de interés, y 84 líneas prioritarias de 17 objetivos principales en 166 números telefónicos.

Sin embargo, 21 personas vinculadas con el caso han sido «silenciadas» a lo largo de estos siete años, la mayoría de estos, siendo asesinados por el crimen organizado.

Deja una respuesta

Botón volver arriba