CÁRTELES FORTALECIDOS

*A pesar de que el presidente López Obrador aceleró la puesta en marcha de los programas sociales, y echó a andar a la Guardia Nacional, el crimen organizado sigue en ascenso, generando violencia e inestabilidad en todo el territorio

*Las organizaciones criminales han diversificado sus actividades y las autoridades estadounidenses las describen como “más violentas y sanguinarias”, lo que explica el alto nivel de asesinatos, desapariciones y descuartizamientos

*Tras ser cuestionado en su conferencia mañanera por las declaraciones del titular del Comando Norte de Estados Unidos Glen VanHerck , el presidente López Obrador dijo en su conferencia mañanera que sus declaraciones carecían de veracidad, pero no aludió a su famosa frase “yo tengo otros datos”

Ricardo Ravelo | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

(Quinta y última parte)

Ciudad de México.- Después de la fallida guerra de Felipe Calderón y los evidentes desatinos en materia de seguridad en el gobierno de Enrique Peña Nieto, los cárteles mexicanos se han fortalecido y hasta han tenido tiempo de reorganizarse.

A pesar de que el presidente López Obrador aceleró la puesta en marcha de los programas sociales, y echó a andar a la Guardia Nacional, el crimen organizado sigue en ascenso, generando violencia e inestabilidad en todo el territorio, por lo que la Cuarta Transformación no tiene el control territorial, tal cual lo afirma Glen VanHerck, titular del Comando Norte de Estados Unidos, ya que lo que prevalece en México es un verdadero cogobierno entre la Cuarta Transformación y el narcotráfico.

En el año 2018, tras asumir la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador heredó un escenario nacional plagado de criminalidad. Se trataba de la violencia desatada por unas quince organizaciones criminales, todas ellas con amplios ramajes en todo el país y en el continente Latinoamericano.

De acuerdo con los informes tanto de la DEA como de la PGR, dichas organizaciones criminales son las siguientes: Los cárteles del Golfo y Zetas; Tijuana, Juárez, Sinaloa, Cártel Jalisco Nueva Generación, Cártel de Los Rojos, Guerreros Unidos, Los Ardillos y El Cártel de la Sierra; Organización Beltrán Leyva, familia Díaz Parada (traficantes de marihuana en Oaxaca), Los hermanos Valencia, La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios.

Estos cárteles ya no operan únicamente el tráfico de drogas, pues han diversificado sus actividades y las autoridades estadounidenses las describen como “más violentas y sanguinarias”, lo que explica el alto nivel de asesinatos, desapariciones y descuartizamientos que ocurren por todas partes.

Su poder se extiende a todo el territorio nacional, pero ahora tienen alianzas, al parecer bastante sólidas, con organizaciones de Colombia, Panamá, Costa Rica y Guatemala.

Tras ser cuestionado sobre las declaraciones del jefe del Comando Norte de Estados Unidos, el presidente López Obrador dijo en su conferencia mañanera que las declaraciones de VanHerck carecen de veracidad, pero no aludió a su famosa frase “yo tengo otros datos”, pues ni siquiera se tomó el tiempo de explicar cuál es la información sobre la expansión del crimen organizado que él dispone.

La evasión del Presidente fue más que obvia, y quedó claro que si se trata de narcopolítica y de cárteles empoderados en los municipios del país, el Presidente simplemente niega los hechos pero no aporta argumentos.

Pese a esa postura evasiva, la realidad es contundente: La violencia sigue porque el crimen organizado cogobierna con la Cuarta Transformación.

Deja una respuesta

Botón volver arriba