BOTÍN DE ORO DE ZACARÍAS, MALECÓN Y MUELLE FISCAL

*Es negocio redondo, pues los trabajos realizados le ha dejado una jugosa ganancia, con la cual financiaron su pasada campaña electoral

Redacción/Sol Yucatán

Progreso.- El malecón tradicional de Puerto Progreso así como el Muelle Fiscal se convirtieron en el principal botín del alcalde Julián Zacarías Curi durante el anterior trienio, por lo que ahora busca la forma de ampliar ambos programas, para obtener más recursos para desviar.

Con el pretexto de mejorar la imagen del municipio y fomentar el turismo, pretende establecer proyectos alternos o efectuar millonarias acciones cercanas a dichas infraestructuras, con tal de conseguir dinero fácil, a como dé lugar.

Tan sólo en 2020, el Muelle Fiscal de Progreso se convirtió en el botín de la secretaria de Fomento Turístico (SEFOTUR), Michelle Fridman Hirsch, así como de Zacarías Curi, con la “inversión” de tres millones de pesos para la iluminación del inmueble, para fomentarlo como atractivo turístico durante la contingencia de Covid-19.

A parte del diezmo que cobraron por la obra, ambos funcionarios se beneficiaron con los intereses obtenidos, ya que por varios meses, el monto destinado se quedó en el banco, pues debido a la pandemia no se podía trabajar.

El 12 de febrero de 2020 se firmó el convenio de colaboración de “iluminación del Muelle Fiscal de Progreso, para el mejoramiento de la imagen turística del puerto”, documento signado por la titular de la SEFOTUR, así como del edil emanado del Partido Acción Nacional (PAN), además del director general de la Administración Portuaria Integral (API), Agustín Jorge Arrollo Toledo, y el secretario municipal, José Alfredo Salazar Rojo.

Para ello, la dependencia estatal destinó dos millones de pesos, mientras que la comuna otorgó un millón de pesos, cuya vigencia del proyecto venció el 31 de agosto de 2021.

La SEFOTUR sólo se comprometió a entregar el respectivo recurso, mientras que el Ayuntamiento entregó a la dependencia estatal un reporte fotográfico de los resultados del proyecto.

Al concluir la obra, fue entregada a la API, instancia que se encargó de adquirir el seguro, para salvaguardar la integridad del proyecto.

El proyecto fue hecho con maña, pues a pesar de la advertencia de la pandemia de Covid-19, decidieron firmar el documento, el 12 de febrero de 2020, y Sol Yucatán tiene una copia del respectivo convenio.
En México, el primer infectado de Covid-19 apareció el 27 de febrero de 2020, y 16 días después, el 12 de marzo se registró el primer caso en Yucatán.

A nivel nacional, en abril de dicho año inició la interrupción temporal de la actividad escolar, laboral y recreativa, así como la movilidad en el espacio público, la cual duró dos meses, y posteriormente, sólo se autorizaron el desarrollo de algunas obras.

Además, el convenio concluyó el 31 de agosto de 2021, es decir, justo en el último día de su administración, aunque fue reelecto como presidente municipal.
Zacarías Curi se embolsó poco más de dos millones de pesos, cuando a finales de 2018 aprobó la rehabilitación de la parte poniente de la Avenida 33, pues erogó 11.7 millones de pesos cuando su antecesor, por el costado oriente pagó solamente 9.5 millones de pesos.

Incluso, la obra original correspondiente al programa del Ramo 33 tendría un costo de 10.1 millones de pesos, pero, debido a los “imprevistos” se tuvo que anexar cerca de dos millones de pesos, y en ningún momento se dio detalles de los gastos excesivos.
El plan con maña fue guardar el dinero sobrante para usarlo en su campaña de reelección como alcalde, pues sólo así se explica millonario derroche de recursos.


La avenida 33 es una de las más atractivas de este municipio portuario, la cual llevaba años sin mantenimiento total, por lo que en 2018 se decidió trabajar en esta importante vía y el 6 de junio se emitió el fallo para la respectiva obra.

La empresa Construcciones y Pavimentaciones del Golfo, Sociedad Anónima de Capital Variable, resultó adjudicada para la rehabilitación de la parte oriente, proyecto con un costo de nueve millones 541 mil 792.93 pesos.

La obra inició el 11 de junio de 2018 y concluyó el 13 de octubre del mismo año, por lo que tuvo una duración de 124 días, con más de 6800 habitantes beneficiados.

Para no quedar mal con su nuevo cargo, Zacarías Curi emitió una convocatoria para la rehabilitación de la parte poniente de esta vía ubicada en la cabecera municipal, a la cual participaron cuatro empresarios.

EL MALECÓN

Asimismo, el malecón tradicional de Puerto Progreso se convierte en el “negocio redondo” para el alcalde Julián Zacarías Curi, pues los trabajos ahí realizados le ha dejado una jugosa ganancia, con la cual financiaron la pasada campaña electoral.
La obra está ubicado en la calle 19, abarca 466 m, de la 60 a la 70, del asta bandera y la Casa del Pastel al Museo de Geología.

La primera etapa de remozamiento del malecón se hizo de septiembre de 2019 a febrero de 2020 y abarcó 170 metros, desde la calle 78 a la 80, donde efectuaron obras sencillas pero fue millonaria la inversión destinada.

También se remozó la calle 80, de la 19 a 25, y la Casa de la Cultura, con la finalidad de demostrar que hacen bien las cosas, cuando en realidad, Zacarías Curi sólo buscaba fortalecer su candidatura para su reelección.
En aquella ocasión, el hoy ex secretario de Obras Públicas (SOP), Virgilio Crespo Méndez, quien ahora es el director del Instituto para la Construcción y Conservación de Obra Pública (INCCOPY), informó que la obra abarcó 500 metros, de la 60 a la 70, con un techo financiero de 25 millones del programa Fideicomiso de Infraestructura.

Por su parte, el entonces titular del INCCOPY, Roger José Echeverría Calero, anunció que la constructora AEI del Carmen debía entregar los trabajos el 12 de julio.


De acuerdo con el comunicado del Ayuntamiento, Crespo Méndez precisó que “a lo largo de 466 metros lineales del malecón” se hizo una ciclovía que funciona en ambos sentidos, estaciones para bicicletas, repavimentación con estampado de olas y banquetas de concreto.

También se realizó el suministro y colocación de 142 palmeras kerpis en la zona peatonal, siete palmas de coco y plantas uva de mar en la playa, iluminación urbana y arquitectónica, 19 bancas, 17 botes de basura, señalización, cableado subterráneo, drenaje pluvial y 156 bolardos con iluminación para delimitar y dar seguridad.

Cabe recordar que se trata de obras que se ejecutarán al 100 por ciento con recursos privados; por su parte, las autoridades federales, estatales y municipales tienen las responsabilidades de revisar las opciones, dejar listo el escenario, supervisar los procesos y otorgar los permisos correspondientes.

Deja una respuesta

Botón volver arriba