AVIADOR AL CUADRADO

*El juego político, propio de las elecciones y más si son federales, trae consigo siempre dimes y diretes, tal es el caso del alcalde de José María Morelos, Erik Noé Borges Yam, quien fue designado de nueva cuenta como abanderado por parte de Morena para repetir por el Ayuntamiento

*Se le puede ver por los pasillos del Palacio Municipal “feliz” por haber obtenido el “favor” del pueblo, cuando es obvio que se trata de un entramado, por ello, sabe a la perfección que no la tiene fácil, de ahí que busque hacer una campaña en donde se le vea cercano a la gente

*Reybi Alejandro Poot Yam, actual subdirector de comunicación social del municipio de José María Morelos y fotógrafo del SQCS, es una de las piezas que usó el “Alcalde reverde” para tratar de darle un impulso a su carrera, por ello le paga de manera anual 323 mil 27 pesos

Redacción/Sol Quintana Roo

José María Morelos. – Pocos pueden presumir tener dos “chambas” en el sector público, es decir, que cobran en dos instancias gubernamentales sin hacer el menor esfuerzo, tal es el caso del protegido del alcalde de José María Morelos, Erik Noé Borges Yam.

Empleado por él, Reybi Alejandro Poot Yam, actual subdirector de comunicación social del municipio de José María Morelos, recibió dicho título el año pasado, por lo que, casi a un año de distancia, ha logrado conseguir fortuna con su segundo trabajo.

Se sabe que se desempeña como fotógrafo en el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social (SQCS) a la par que su labor en el Ayuntamiento, lo cual no parece ser malo, pues muchas personas tienen dos empleos para solventar los gastos familiares y el pago de facturas.

No obstante, en ambos percibe exactamente salarios de $323,027.00 (Trescientos veintitrés mil veintisiete pesos 00/100 M.N.), lo cual es un ilógico si lo pensamos, pues cómo podría obtener exactamente los mismos ingresos en dos lugares diferentes.

Es decir, al mes obtiene 26 mil 918.91 pesos, por uno solo de sus trabajos, que sumados dan 53 mil 837.33.

Cabe destacar que Poot Yam, tocayo de apellido del “Alcalde reverde”, es parte de su séquito o de su grupo cercano, quien se ha encargado de sobredimensionar la labor del Edil en pleno periodo electoral, cuando todavía no han iniciado las campañas.

Por su “lealtad” y “amor” a su trabajo percibe de manera anual $646,055.01 (seiscientos cuarenta y seis mil cincuenta y cinco pesos 01/100 M.N.), claro sin contar los famosos “chayos”, pero esa es otra historia y se hacen “bajo del agua”.

No hay mucha información acerca de las labores que realiza en ambos puestos, solamente que, en el caso de SQCS, se encarga de entregar información relevante al departamento de noticias, pero sus otras funciones se ignoran por completo.

Se sabe que Borges Yam no es profeta en su tierra y que, pese al rechazo del pueblo morelense, su partido, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), le entregó de nueva cuenta la candidatura para reelegirse como alcalde.

Pese a la oposición de otro de sus aliados el Partido del Trabajo (PT), recibió el premio de repetir como candidato, no obstante, es sabido el rechazo popular con el que cuenta, ya que sus acciones contrarias a los intereses populares han lapidado su popularidad.

Ante esta situación, es claro que Erik Borges busca volver a figurar entre los favoritos y, de paso, aumentar su popularidad, por ello, contrata a gente para que le ayuden en su campaña política rumbo al 2 de junio de 2024.

Sabe perfectamente que no por pertenecer al partido del mandatario federal, le servirá para poder repetir en el puesto, porque a estas alturas, mucha gente no vota sólo por ser de la facción guinda, sino por quienes sí representan sus anhelos y esperanzas.

Es obvio que Borges Yam está lejos de esa situación y su desesperada campaña de reelección va en picada libre y busca de cualquier modo para figurar con alta popularidad, de ahí que se le va bailando con la gente, dándose baños de pueblo.

También, ahora sí se nota “interesado” en las problemáticas del municipio, pues se muestra cortando pasto y limpiando áreas verdes, que han sido abandonadas por él, pero no lo hace por su gusto o por su anhelo de ver mejor los espacios públicos.

Al contrario, lo hace porque simplemente quiere dar una imagen de preocupado, y su subdirector de comunicación es una pieza clave en el entramado para llevarlo de nueva cuenta a la silla municipal, pero, claro, no lo hace con dinero de su bolsillo, sino con el del pueblo.

BORGES YAM, UN DOBLE CARA

Al viejo estilo de una ranchería y como un verdadero capataz, el alcalde de José María Morelos se pavonea por las calles, diciéndole en la cara a los ciudadanos que es el “mandamás” y que por eso va a seguir en la silla presidencial municipal.

Varios ciudadanos inconformes con la reelección del “Alcalde reverde” comentaron que el munícipe se la ha pasado los últimos días llorando de felicidad, porque fue avalado por el partido político Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para repetir en el cargo.

Lo han visto por los pasillos del palacio municipal con una sonrisa de oreja a oreja y haciendo gestos y ademanes de que “sólo sus chicharrones truenan”, porque tiene el visto bueno.

Sin embargo, la ciudadanía trata de ignorarlo para no caer en el juego de los dimes y diretes y sabiendo que el día de las elecciones le van a cobrar la factura, comentaron algunos líderes ejidales de ese municipio.

Y es que la inconformidad se generó desde el momento en que Erik Borges Yam le dio la espalda a la economía local y prefirió repartir contratos de obras a empresarios foráneos, obras que se calificaron como de muy mala calidad.

Deja un comentario