ARCILA, DE “MAGO” A CHAPULÍN IMPUNE

*En el marco de la recta final de la XVI Legislatura se vislumbra un capítulo más del largo historial de impunidad en el joven estado de Quintana Roo, protagonizado por Eduardo Lorenzo Martínez Arcila, presidente de la Jugocopo

*El panista levanta la mano para encabezar la presidencia de su partido en la entidad. El problema es que los propios militantes no lo quieren, acusándolo de ensuciar lo que quedaba de reputación del albiazul con sus manejos turbios en la entrega de ayudas sociales

*La fama obtenida, desde luego, no es gratis, pues entre los muchos beneficiarios de los “apoyos” del Poder Legislativo existen socios de su empresa Desarrollos Inmobiliarios Miracasa

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal.- En el marco de la recta final de la XVI Legislatura se vislumbra un capítulo más del largo historial de impunidad en el joven estado de Quintana Roo, protagonizado por Eduardo Lorenzo Martínez Arcila, presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso (Jugocopo).

El panista, apodado como “El Mago” por los millones de pesos que ha desaparecido del Poder Legislativo, levanta la mano para encabezar la presidencia de su partido en la entidad, que quizá sea lo único que le queda.

El problema para el diputado es que los propios militantes no lo quieren y mucho menos lo ven como el reemplazo de Faustino Uicab, acusándolo de ensuciar lo que quedaba de reputación del albiazul con sus manejos turbios en la entrega de ayudas sociales.

La fama obtenida, desde luego, no es gratis, pues entre los muchos beneficiarios de los apoyos del Poder Legislativo existen socios del líder de la Jugocopo.

En 2018, cuando fungía como presidente de la extinta Gran Comisión, Martínez Arcila constituyó la empresa Desarrollos Inmobiliarios Miracasa S.A. de C.V., en la cual aparece como socia su pareja, Annel Carolina Sanguino Salazar, actual funcionaria de la Secretaría de Finanzas y Planeación, donde cobra más de 22 mil pesos mensuales.

En esta sociedad mercantil fueron nombradas tres personas con poder para pleitos y cobranzas y actos de administración: Annel Carolina Sanguino Salazar, Marcelo Rueda Martínez, exregidor del Ayuntamiento de Benito Juárez, y José Alejandro Canché Ku.

Al menos dos familiares de este último fueron beneficiarias de ayudas sociales. La primera, María Sugeidy Canché Ku, recibió apoyo para estudios médicos en 2016 (con Eduardo Lorenzo Martínez como presidente de la Gran Comisión); mientras que la segunda, María Teresa Canché Ku, fue beneficiaria de ayudas sociales sin especificar, en 2021.

Asimismo, en el acta constitutiva de Desarrollos Inmobiliarios Miracasa consta que Carlos Felipe Arguelles Ordóñez fue nombrado comisario de la sociedad mercantil —es decir, el encargado de revisar las operaciones, la situación financiera de la misma, entre otras atribuciones—.

Arguelles Ordóñez también aparece en los listados de beneficiarios de ayudas sociales y subsidios del Poder Legislativo de 2021.

Sin un ente que supervise las entregas, los polémicos apoyos se otorgan a diestra y siniestra a allegados a los legisladores, reporteros y hasta beneficiarios fantasma (personas que aparecen en los registros y que aseguran nunca haber obtenido nada) y año con año se han incrementado.

A pesar de la insistencia de la sociedad civil para transparentar los montos y tipos de apoyos que se brindan, los diputados optan por el hermetismo, entre ellos Martínez Arcila, ferviente paladín del gasto.

El tiempo al frente del Congreso local se le agota, pero eso no preocupa al diputado blanquiazul, quien, entre tanto, arrastra un pendiente de 33 millones de pesos sin aclarar de la Cuenta Pública 2018, pues si algo tiene es impunidad garantizada.

Deja una respuesta

Botón volver arriba