“AQUÍ YA NO SE PUEDE VIVIR”

*Se ha vuelto frecuente el movimiento de caravanas de entre veinte y cien hombres armados tanto del CJNG como del Cártel del Golfo en busca de sus rivales o bien asegurando territorios ya conquistados

*La violencia del crimen ha impactado en municipios y hasta en rancherías.  En los municipios de Valparaíso, Monte Escobedo, Jerez, Tepetango, Chalchuihuites y Jiménez de Teúl, decenas de familias han sido desplazadas forzadas por el miedo a morir en los tiroteos

*La corrupción estatal y la impunidad son los principales problemas de Zacatecas, esto explica por qué en los últimos meses se han registrado más de 700 crímenes; sin que alguna investigación aclare qué pasó con los muertos

Ricardo Ravelo/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Tercera de cinco partes)

Zacatecas.- De acuerdo con informes oficiales, en Zacatecas operan dos alianzas criminales conformadas por los cárteles del Golfo y Jalisco Nueva Generación. Los Talibanes, por su parte, hicieron lo propio con Sinaloa, el cártel más poderoso.

Sinaloa MZ, según los mismos informes consultados, ya controla los municipios del norte y noroeste de Zacatecas. Se trata de las regiones que colindan con los estados de Durango, Coahuila y Nuevo León. También tiene fuerte presencia hacia el sur, ahí cerca de Aguascalientes.

En el sureste del Estado, en la región de Los Cañones de Jalpa y Tlaltenango, el predominio hasta ahora es del CJNG y sus aliados, el del Golfo. Controlan los municipios colindantes con Jalisco y Nayarit, feudos de Nemesio Oseguera, el “Mencho”, jefe del cártel de Jalisco.

Hasta ahora la principal zona de guerra es la zona serrana de Zacatecas, en el occidente del Estado, región que se convirtió en una suerte de “patio trasero” de los estados de Jalisco, Nayarit y Durango.

Debido a la intensa narcodinámica, en Zacatecas se ha vuelto frecuente el movimiento de caravanas de entre veinte y cien hombres armados tanto del CJNG como del Cártel del Golfo en busca de sus rivales o bien asegurando territorios ya conquistados.

Los enfrentamientos son cada vez más frecuentes, imposibles de controlar para las autoridades estatales, que están rebasadas por el flagelo de la violencia criminal.

Elementos del Ejército y de la Guardia Nacional patrullan el Estado, pero no se enfrentan a los criminales que viajan en convoyes por distintas regiones.

La violencia del crimen ha impactado en municipios y hasta en rancherías.  En los municipios de Valparaíso, Monte Escobedo, Jerez, Tepetango, Chalchuihuites y Jiménez de Teúl, decenas de familias han sido desplazadas forzadas por el miedo a morir en los tiroteos. Por ello, abandonan negocios, casas, parcelas y ranchos. “Aquí ya no se puede vivir”, señalan.

Las principales zonas urbanas también enfrentan el terror. Fresnillo, Guadalupe y Calvo, así como Zacatecas, son azotadas por tiroteos y ejecuciones cotidianas; con frecuencia aparecen personas apuñaladas, colgadas de puentes, árboles o cruces. Estado sin ley, en Zacatecas impera el cobro de piso y los secuestros se han convertido en toda una industria criminal.

LA CORRUPCIÓN

La corrupción estatal y la impunidad son los principales problemas de Zacatecas, esto explica por qué en los últimos meses se han registrado más de 700 crímenes; sin que alguna investigación aclare qué pasó con los muertos, donde el gobierno estatal se encuentra totalmente rebasado.

La guerra la protagonizan los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación (CJNG), que se enfrascaron en una fuerte disputa por el territorio, las rutas de la droga y el mercado de consumo después de las elecciones del 6 de junio, cuando ganó el morenista David Monreal Ávila, quien como gobernador enfrenta la peor crisis de su historia política.

Deja una respuesta

Botón volver arriba