DELINCUENCIA ORGANIZADA. DUEÑOS DE LA CDMX

*Cinco grandes organizaciones se aposentaron en la capital del país 

*Las más fuertes, CJNG, Sinaloa, Juárez, Golfo y Los Beltrán

Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

(Primera de cinco partes)

Ciudad de México.- Pese a la negativa del gobierno que no admite la presencia del crimen organizado y menos aún la del narcotráfico, es evidente la existencia de al menos ocho organizaciones del narco, que tomaron por asalto y se apoderaron de la Ciudad de México, siendo las responsables de la ola de violencia e inseguridad que se abate sobre la urbe, como resultado de la feroz y sangrienta lucha por ejercer la supremacía en la venta de droga en una de las ciudades más grandes, y ahora inseguras, del mundo.  

En opinión de expertos en la materia, las organizaciones criminales que tienen presencia en la CDMX, son: El Cártel Jalisco Nueva Generación, El Cártel de Sinaloa, llamado ahora del Pacífico; El Cártel del Golfo y El Cártel de Los Beltrán Leyva y con menor poderío, pero de igual peligrosidad, figuran “Los Zetas”, “La Familia Michoacana” y “Los Caballeros Templarios”, supuestamente extinguidos por los embates de las autoridades antidrogas.  

La organización más poderosa del tráfico de enervantes en todo el país, incluyendo la ciudad capital es el CJNG y a dicho cártel pertenece el grupo “La Unión Tepito”, cuyo acérrimo enemigo es el grupo Anti Unión Tepito, cobijado a su vez por el Cártel de Sinaloa, aunque existen otros grupúsculos como Los Negros, en GAM, en Ejército de Oriente y en Iztapalapa; «Los Felipes», en Tláhuac y «Los Patines», en la Colonia Arenal, de Venustiano Carranza. 

Para analistas como Francisco Rivas, Erubiel Tirado, Alejandro Hope y Elena Azaola, entre otros, las deficiencias en políticas públicas, la colusión tolerada con policías y la negativa de autoridades a reconocer el problema, les ha permitido a esa clase de organizaciones delictivas, reforzarse, expandirse y tomar control de territorios. 

No obstante las opiniones de los expertos, para los anteriores jefes de gobierno, como Miguel Ángel Mancera Espinoza, José Ramón Amieva Gálvez e incluso para la actual gobernadora de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, las ejecuciones, los descuartizados, las narcomantas y los enfrentamientos entre grupos rivales del narco “son hechos aislados que no reflejan la verdadera situación de la ciudad”, dicen. 

Amieva Gálvez llegó a decir que los muertos que aparecían en diferentes puntos de la metrópoli, “se los venían a dejar”. 

En rueda de prensa declaró: “Yo les digo a estas personas (a los delincuentes” que no vengan a dejar a sus muertos, que no vengan a delinquir a la Ciudad de México, que lo que están realizando es un delito muy reprobable y que vamos a estar encima de ellos, así solamente les comentamos”. 

Por su parte, InsightCrime, un sitio especializado a nivel internacional en crimen organizado, señala que detrás de los narcos en la Ciudad de México (narcomenuderos, como los califican las autoridades locales), están las grandes organizaciones criminales que manejan grandes cantidades de droga, “porque es obvio que para que haya narcomenuderos, tiene que haber narcomayoreos”.  

Estos grupos criminales, revela su análisis, controlan el paso, la distribución y la venta de drogas en la Ciudad de México, principalmente en Tepito, Garibaldi, Iztapalapa, Xochimilco, Zona Rosa y muchos otros puntos más, lo que ha derivado en un incremento en la inseguridad, ya que al tratarse de grupúsculos que no poseen la estructura y recursos de las grandes organizaciones del narcotráfico, recurren a la violencia como único camino para demostrar su poderío con la consiguiente ola de crímenes y hechos violentos que mantiene en vilo a los capitalinos.  

Patrick Corcoran, presidente de InsightCrim, detalla que el Cártel de Tepito, fundado por Jorge Reyes Ortiz, “El Tanque”, tenía vínculos con la organización de Los Beltrán Leyva y con Édgar Valdés Villarreal, “La Barbie”, cuando éstos ya estaban separados del Cártel de Sinaloa que encabezaba Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, lo que demuestra que detrás de esos mini-narcos están los grandes capos. 

A últimas fechas, el grupo conocido como “La Unión Tepito”, formado por ex integrantes de la Organización de Los Beltrán Leyva y la Familia Michoacana se ha convertido en el grupo dominante, superando a otros grupos rivales con vínculos con “Los Zetas” y “El Cártel de Sinaloa”. 

A esos grupos que alcanza mucha o escasa relevancia, según el caso, concluye el experto, hay que añadir los imitadores, aquellos jóvenes que se sienten narcos y toman el nombre de un Cártel de importancia para hacerse pasar con miembros del mismo y cometer toda clase de ilícitos, principalmente la extorsión, lo que agrava aún más el clima de violencia a inseguridad. 

Deja una respuesta

Botón volver arriba