ANDORRA, DESTINO PARA LAVAR MILLONES

*Una investigación del diario “El País” reveló que entre 2009 y 2013, movieron sumas multimillonarias a esa institución financiera

* También se pidió entonces información sobre 23 cuentas en la BPA –entre otras unas 14 que fueron usadas por el Cártel de Sinaloa– para averiguar la identidad de sus auténticos representantes

Ricardo Ravelo | La Opinión de México | Sol Quintana Roo | Sol Yucatán | Sol Campeche

(Quinta de seis partes)

Ciudad de México.- En total son 14 empresas con cuentas en la Banca Privada de Andorra a las que recurrió para lavar su dinero la organización de “El Chapo” Guzmán. Según el periódico español, entre 2009 y 2013, movieron sumas multimillonarias a esa institución financiera, cuyo objetivo fue lavar los fondos.

Dice “El País” que las sociedades supuestamente eran instrumentos, no tenían actividad real y fueron empleados también por otros grupos y organizaciones para el blanqueo de capitales.

Para indagar quién o quiénes se esconden tras el patrimonio de Collado –presuntamente, los expresidentes Salinas y Peña, entre otros políticos acaudalados–, las autoridades de Andorra solicitaron en mayo de 2017 a los investigadores identificar a los ciudadanos mexicanos que enviaran dinero al letrado, por ser su eslabón imprescindible a fin de determinar el origen de los fondos.

También se pidió entonces información sobre 23 cuentas en la BPA –entre otras unas 14 que fueron usadas por el Cártel de Sinaloa– para averiguar la identidad de sus auténticos representantes.

En todo este enjuague está implicado el abogado Collado Mocelo, quien sigue preso en una prisión de la Ciudad de México, acusado de delincuencia organizada y lavado de dinero.

LAS CONEXIONES INTERNACIONALES

La situación legal que enfrenta el abogado Juan Collado Mocelo, defensor de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto, se agrava. Hace apenas dos años fue detenido por cargos de lavado de dinero y delincuencia organizada y ahora la Fiscalía General de la República (FGR) le fincó otro delito, el de defraudación fiscal por 36 millones de pesos, fondos que habría depositado en Andorra, España.

El abogado, quien antes de ser detenido se daba una vida de lujos y excesos, como el que mostraron las redes sociales tras la boda de su hija, donde el invitado especial fue el intérprete Julio Iglesias, quien cantó en la fiesta, tendrá que demostrar de dónde obtuvo los recursos de los que dispuso y que mantuvo celosamente guardados en bancos extranjeros.

Deja un comentario

Botón volver arriba