ALIANZA PERVERSA

*En el obscuro entramado de la corrupción y la mala administración, la relación entre Pemex y Cotemar ha salido a la luz de cómo los intereses privados y públicos pueden coludirse para generar un devastador boquete en las finanzas de la paraestatal

* Solamente en el 2023, Petróleos Mexicanos entregó por la vía de la adjudicación directa 80 mil millones de pesos a la empresa regiomontana, pese a ello no ha garantizado ni el pago a proveedores, ni la seguridad de los trabajadores en alta mar.

*La ASF detectó inconsistencias en varios contratos adjudicados a Cotemar.  Posibles actos de corrupción que involucran a funcionarios de Pemex. Los mecanismos utilizados para asegurar estos contratos incluyen licitaciones amañadas y adjudicaciones directas bajo criterios poco transparentes

Redacción/Sol Campeche

En el obscuro entramado de la corrupción y la mala administración, la relación entre Pemex y Cotemar ha salido a la luz como un ejemplo preocupante de cómo los intereses privados y públicos pueden coludirse para detrimento de los trabajadores y la sociedad en general.

Cotemar, una empresa mexicana especializada en servicios integrales para la industria del petróleo, ha sido señalada repetidamente por prácticas cuestionables en la obtención y ejecución de contratos con Petróleos Mexicanos (Pemex), durante años, Cotemar ha mantenido una relación simbiótica con Pemex, asegurándose contratos millonarios que, según informes y denuncias, han estado plagados de irregularidades y sobrecostos.

Para tener una noción de las altas cantidades de dinero que le ha dado Pemex a Cotemar, con información encontrada en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) que administra el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), la empresa paraestatal entregó a la empresa regiomontana más de 80 mil millones de pesos en el 2023.

Solamente en el 2023, Petróleos Mexicanos entregó por la vía de la adjudicación directa 80 mil 561 millones 090 mil 202 millones de pesos, solamente en 13 contratos entregados a la productora de energía, cifra que pese al alto valor que representa, no ha garantizado ni el pago a proveedores, ni la seguridad de los trabajadores en alta mar.

Para tener un panorama más amplio de lo que esto representa, equivale a que, en promedio, cada uno de los 13 contratos en cuestión tuvo un costo de 6 mil 197 millones 006 mil 938.61 pesos, o en su caso, hubo un gasto diario entregado a Cotemar de 220 millones 715 mil 316 pesos por cada día del 2023.

Ante ello, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha detectado inconsistencias en varios contratos adjudicados a Cotemar, señalando posibles actos de corrupción que involucran a funcionarios de Pemex, los mecanismos utilizados para asegurar estos contratos incluyen licitaciones amañadas y adjudicaciones directas bajo criterios poco transparentes.

Una de las principales causas que ha facilitado la entrega discrecional de los recursos a la empresa del norte del país, es la falta de competencia real, que ha permitido a Cotemar inflar precios y reducir la calidad de los servicios prestados, así como la poca capacidad de Pemex para exigir servicios de calidad.

El contrato más grande que entregó Pemex a Cotemar fue por 9 mil 069 millones 932 mil 136 pesos, identificado con el número de expediente, o en su caso con el folio O823150122, que fue pagado por concepto de Mantenimiento a Instalaciones Costa Fuera de la Región Marina (Paquete 13).

Así como la segunda cifra más grande fue por 6 mil 602 millones 569 mil 611.5 pesos, cuyo recurso puede ser consultado en el número de expediente o folio cuya nomenclatura es de O823150115, cuyo recurso presuntamente fue para proyectos especiales de mantenimiento, adecuación de infraestructura, instalación de estructuras, rehabilitaciones, interconexiones y montaje de equipos en Instalaciones Marinas de PEP en el Golfo de México.

Además, otra de las cifras más elevadas fue por 4 mil 467 millones 770 mil 803.22, que puede ser consultado con el documento foliado con el número O823150114, presuntamente para el mantenimiento a Instalaciones Costa Fuera de la Región Marina.

La corrupción y la mala administración no solo afectan las finanzas públicas y la eficiencia de Pemex, sino que tienen un impacto directo y devastador sobre los trabajadores, los empleados de Cotemar han denunciado condiciones laborales precarias, falta de equipos de seguridad adecuados y retrasos en el pago de salarios.

La reducción de costos por parte de la empresa para maximizar ganancias en contratos sobrevalorados se traduce en una menor inversión en bienestar y seguridad laboral, diversos trabajadores de plataformas marinas de Cotemar, han relatado las condiciones precarias en las que han tenido que realizar sus trabajos.

A través de redes sociales, decenas de los empleados de plataformas han reconocido que han trabajado en condiciones deplorables, donde las instalaciones no cumplen con los estándares de seguridad y muchas veces los equipos están obsoletos, para poder llevar el sustento a sus hogares, los plataformeros han arriesgado sus vidas cada día y no reciben un pago justo.

La reacción de las autoridades ha sido lenta y, en muchos casos, insuficiente, si bien ha habido investigaciones y algunas sanciones, la magnitud de la corrupción sugiere la necesidad de reformas estructurales en la manera en que Pemex gestiona sus contratos.

Los trabajadores han organizado protestas y huelgas para demandar mejores condiciones y mayor transparencia, pero se enfrentan a una maquinaria burocrática que parece más interesada en proteger a los altos mandos que en solucionar los problemas de raíz.

Expertos en la industria petrolera coinciden en que es urgente una reforma integral que no solo aborde la corrupción, sino que también promueva una gestión más eficiente y justa, esto incluye una revisión exhaustiva de los contratos actuales, la implementación de mecanismos de transparencia y la mejora de las condiciones laborales.

La crisis en Cotemar y Pemex es un reflejo de un problema más amplio en la industria petrolera mexicana, donde la corrupción y la mala administración ponen en riesgo no solo los recursos del país, sino también la vida y bienestar de miles de trabajadores. Es imperativo que las autoridades actúen con firmeza para restaurar la confianza y garantizar que los intereses de los empleados y la nación sean protegidos.

Deja un comentario

Botón volver arriba