ACUSAN A EXTITULAR DE SSP DE NEXOS CON CRIMEN ORGANIZADO

*Alberto Capella habría pactado con “El Carrete”, líder del grupo criminal “Los Rojos”, responsable de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, según una denuncia del gobierno de Morelos

Redacción/Sol Quintana Roo

Ciudad de México.- El gobierno de Morelos presentó una denuncia contra Alberto Capella Ibarra, exsecretario de Seguridad Pública de Morelos y otrora titular de la instancia homóloga en Quintana Roo, así como en contra de Graco Ramírez, exgobernador de Morelos, por presuntos nexos con Santiago Hernández Mazarí, “El Carrete”, líder del grupo criminal “Los Rojos”.

“Hay grabaciones donde “El Carrete” menciona que pactó con Capella y pactó con Graco”, expuso el mandatario de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, quien acusó a ambos funcionarios de orquestar una guerra sucia en su contra, luego de que se difundiera una fotografía donde posa con tres líderes narcotraficantes.

Hernández Nazari, también conocido como “El Señor de los Caballos”, es señalado como el cabecilla de Los Rojos, célula criminal que nació de los Beltrán Leyva, con operaciones en Guerrero, Morelos y Puebla.

Es reconocido como el responsable de enviar a los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa a la ciudad de Iguala, Guerrero, a generar disturbios en agravio del alcalde José Luis Abarca, quien estaba vinculado con el grupo rival Guerreros Unidos, hecho que derivó en la desaparición de los 43 normalistas.

Actualmente, “El Carrete” cumple una condena de 20 años de prisión por delincuencia organizada.

Impune en Quintana Roo

Tras dejar su cargo en la administración de Graco Ramírez, Alberto Capella Ibarra fue invitado al gabinete del gobierno de Quintana Roo, donde encabezó la Secretaría de Seguridad Pública hasta junio pasado.

Su gestión, además de opaca por falta de resultados, quedó marcada por la represión a grupos feministas durante la protesta por el feminicidio de Alexis, en Cancún, el 9 de noviembre de 2020, hecho por el que presuntamente fue separado de sus funciones; sin embargo, siete meses después, reapareció en la inauguración del C-5, ostentándose como secretario de Seguridad Pública, para posteriormente (ahora sí) renunciar al cargo.

En tanto, la Fiscalía General del Estado deslindó al otrora funcionario de la acción violenta contra manifestantes y periodistas, al asegurar que “no hay señalamientos en su contra en relación a los hechos y dijo que no quedó comprobado quién dio la orden para abrir fuego ese día”.

Deja una respuesta

Botón volver arriba